jueves, 11 de septiembre de 2008

Sacerdote, poeta y escritor Esteban Gumucio vuelve a casa


Su cuerpo será trasladado desde el cementerio católico hasta la Parroquia San Pedro y San Pablo y el Cardenal Arzobispo de Santiago, Mons. Francisco Javier Errázuriz, presidirá la ceremonia central.

Durante la tarde del sábado 27 de septiembre las comunas de La Granja y San Joaquín se vestirán de fiesta. Ese día llegará el cuerpo del Padre Esteban Gumucio quien fundara en 1964 la Parroquia San Pedro y San Pablo, que comprendía originalmente zonas que hoy pertenecen a ambas comunas. Primero recibirá el cuerpo de Esteban la Parroquia Damián de Molokai en San Joaquín para caminar hacia la comuna de La Granja donde se hará un traspaso simbólico del sacerdote que falleció el domingo del Buen Pastor de 2001 quejado de un cáncer al páncreas.
El día jueves 25 de septiembre a las 09:00 hrs. se procederá a la exhumación en el cementerio católico para comenzar una procesión con su cuerpo a la zona sur, donde será depositado el día sábado 27 en el memorial construido en la Parroquia San Pedro y San Pablo, luego de un misa presidida por el Cardenal Francisco Javier Errázuriz. Ver programa completo

Numerosas son las iniciativas que han suurgido en las parroquias Damián de Molokai y San Pedro y San Pablo: confección de banderas, gorros, chapitas con imágenes del padre Esteban; cicletadas con promoción de la fiesta del 27; pintada de muros; organización de "tesitos con el padre Esteban" en las diversas comunidades, donde se comparten testimonios, se proyectan videos y se recoge el legado del padre Esteban.

Breve reseña de Esteban Gumucio

Esteban Gumucio Vives (1914-2001)

Esteban nació en Santiago de Chile, el 3 de septiembre de 1914. Hijo de Rafael Luis Gumucio y de Amalia Vives, fue bautizado en la Parroquia de Santa Ana el 7 de septiembre del mismo año, con el nombre de Joaquín Benedicto. Cursó sus estudios de humanidades en el Colegio los Sagrados Corazones de Alameda. Ingresó a la Congregación de los Sagrados Corazones a los 18 años de edad, comenzando su noviciado en Los Perales con la toma de hábito el 28 de febrero de 1932.
Después de haber efectuado sus estudios filosóficos y teológicos en la casa de formación de Los Perales, comenzó el camino de preparación hacia el ministerio presbiteral, recibiendo el 17 de diciembre de 1938 en Valparaíso la Ordenación sacerdotal, de manos de Mons. Rafael Lira Infante.
Ciertos rasgos personales del Padre Esteban han sido siempre los mismos. Cuando teniendo 18 años de edad su Maestro de Novicios (francés) lo presenta a la primera profesión religiosa, en los primeros meses de 1933, lo describe así: «Tiene buena inteligencia y aplicación y puede seguir estudios superiores. Su juicio es recto; su carácter serio pero agradable lo hacen propio para la vida de comunidad. Durante todo el tiempo del noviciado ha gozado de muy buena salud, pero es un nervioso, con tendencia al sonambulismo. Ha sido buen novicio, regular, piadoso, modesto, obediente, trabajador, mas como verdadero chileno, distraído, olvidadizo y desordenado.»
En la zona sur de Santiago

Desde inicios de 1964 es destinado a Santiago, junto a algunos jóvenes sacerdotes, para fundar una nueva parroquia en un naciente sector obrero del sur de la ciudad. Esta será la Parroquia de San Pedro y San Pablo, de la cual puede considerarse fundador. Es el primer párroco de San Pedro y San Pablo, entre los años 1965 y 1971; parroquia en la cual continuó trabajando hasta su muerte. Sólo se ausentó parcialmente de ella entre los años 1977 y 1983 para ser maestro de novicios; y entre los años 1986 y 1989 para trabajar en la Parroquia San José de La Unión, de la cual fue párroco el año 1987.

Desde inicios de 1990 vivió en la comunidad de Pasaje Cochamó 230, en la zona Sur de Santiago, colaborando pastoralmente en las Parroquias San Pedro y San Pablo, y Damián de Molokai.
Además, en estos años desarrolló un muy amplio servicio de predicación de retiros al clero, religiosos, religiosas y laicos, a lo largo de todo Chile, y en países latinoamericanos. Una especial dedicación y afecto tuvo desde muchos años por el movimiento de Encuentros matrimoniales, con el cual siempre colaboró activa y gustosamente. En su ancianidad tuvo también un particular cuidado por ayudar a las personas de tercera edad, tanto a través de escritos, como por medio de jornadas y retiros.
En mayo de 2000 le fue diagnosticado un cáncer de páncreas, que lentamente fue carcomiendo su cuerpo, al mismo tiempo que realzaba su calidad interior. En la fiesta litúrgica del Buen Pastor, Domingo 6 de mayo de 2001, a las 18,20 hrs. el Señor lo recibió en sus brazos.
Esteban, escritor

La veta literaria, extraordinariamente fecunda, le vino a Esteban desde niño, a pesar de su negativa a ser considerado propiamente un “escritor”. En todo caso, reconoció siempre en sí mismo “una predisposición a lo artístico que me hizo gozar mucho”. Confiesa que su primera poesía la escribió a los 7 años, impresionado por una estampa religiosa en que aparecía Jesús llorando sobre la ciudad de Jerusalén. “Después, empecé a construir muchos cuentos. Me entretenía fabricándolos en mi imaginación”. Una vez en Los Perales, con el estímulo del ambiente y de otros compañeros, su afán literario comenzó a desarrollarse con fuerza. En su segunda etapa “peralina”, ya maestro de novicios, surgieron letras para canciones religiosas que aún perduran, como La Oración, El peregrino de Emaús, El Ángelus, Camino del viernes Santo, Jerusalén está en fiesta... En realidad, nunca dejó de escribir letras para canciones, hasta poco antes de su muerte.
Vinieron otros escritos, entre ellos algunos poemas y textos en prosa de gran calidad, llenos de su amor por Jesús, por los pobres, por todos los seres humanos; pero también otros que brotaron con fuerza, con convicción, a veces con “santa ira”, de la experiencia brutal en tiempos de la represión. Surgieron entonces Carta a los Exiliados, El cansancio de los Pobres, Salmo Primero de Mayo, Misa de Exiliados y Desaparecidos, El Cristo del Patio 29, Villa Grimaldi, Cuento de los Jueces y los Reyes, A propósito de la Madre de un Desaparecido que tiró dos claveles a La Moneda un 11 de Septiembre... La lista resultaría interminable. Más de cien textos en esta perspectiva están recogidos en un volumen que recoge su mensaje social.
Cantata de los Derechos Humanos

Un hito importante en este contexto lo constituyó la composición de la Cantata a los Derechos Humanos. En 1978, la Vicaría de la Solidaridad del Arzobispado de Santiago quiso celebrar el año de los Derechos Humanos con un simposio internacional sobre estos derechos. Se pensó que esta celebración debía incluir un acto cultural importante. Se le pidió a Esteban Gumucio que compusiera la letra de una cantata. La escribió en una semana. Se estrenó en noviembre de 1978 en la Catedral de Santiago. Se reestrenó veinte años después en el salón de honor del ex Congreso Nacional, y una vez más el 5 de mayo de 2001, el día previo a la muerte de Esteban, en el edificio Diego Portales.

“No me considero literato –aclaraba en todo caso el propio Esteban– porque mi dedicación ha sido siempre el trabajo pastoral directo con personas. Me gusta mucho escribir. Soy un aficionado a las letras, pero tengo demasiado respeto por los verdaderos poetas y escritores como para atribuirme un título inmerecido. Por una clara opción no he dedicado ni los esfuerzos serios que requiere el oficio ni el tiempo necesario para cultivar las letras. Mis escritos son breves y ocasionales, inspirados en la vida de la gente a quien trato de servir como sacerdote”.
Todo el material de Esteban Gumucio; poemas, audios, canciones, textos, etc.
En www.estebangumucio.cl

Seguidores de Esteban Gumucio en Facebook http://www.facebook.com/group.php?gid=22741906414&ref=ts

El por qué y para qué del traslado de Estebanhttp://www.estebangumucio.cl/blogger/2008_05_01_archive.html

Santiago, 11/09/2008