sábado, 13 de septiembre de 2008

El Evangelio de hoy


Lucas 6. 43-49

“No hay árbol bueno que pueda dar fruto malo, ni árbol malo que pueda dar fruto bueno. Cada árbol se conoce por su fruto: no se cosechan higos de los espinos, ni se recogen uvas de las zarzas. El hombre bueno dice cosas buenas porque el bien está en su corazón, y el hombre malo dice cosas malas porque el mal está en su corazón. Pues de lo que abunda en su corazón habla su boca.
“¿Por qué me llaman ustedes, ‘Señor, Señor’, y no hacen lo que les digo? Voy a decirles a quién se parece el que viene a mí y me oye y hace lo que digo: se parece a un hombre que para construir una casa cavó primero bien hondo, y puso la base sobre la roca. Cuando creció el río, el agua dio con fuerza contra la casa, pero ni moverla pudo, porque estaba bien construida. Pero el que me oye y no hace lo que digo, se parece a un hombre que construyó su casa sobre la tierra y sin cimientos; y cuando el río creció y dio con fuerza contra ella, se derrumbó y quedó completamente destruida.”



¿cuáles son los frutos de mi vida? …


¿cómo pueden reconocerme? …


¿qué obras me reflejan? …


¿cuál es el objetivo de mi vida? …


sobre qué cimientos está construida? …


¿llevo a la práctica lo que escucho de
Jesús? …


¿en qué se nota?