lunes, 22 de septiembre de 2008

El Evangelio de hoy


Lucas 8.16-18

“Nadie enciende una lámpara para después taparla con algo o ponerla debajo de la cama, sino que la pone en alto, para que tengan luz los que entran. De la misma manera, no hay nada escondido que no llegue a descubrirse, ni nada secreto que no llegue a conocerse y ponerse en claro.
“Así pues, oigan bien, pues al que tiene se le dará más; pero al que no tiene, hasta lo que cree tener se le quitará.”



Recuerdo mi historia con Dios. ...


¿Cuándo despertó en mí la fe? ...



Recuerdo esos momentos en que descubrí el amor de Dios ...


¿Qué he hecho para dar testimonio del amor de Dios conmigo? ...


¿Me cuesta contarle a otros cuanto lo amo y cuanto me ama El? ...


¿qué hacer al respecto?