viernes, 26 de septiembre de 2008

El Evangelio de hoy


Lucas 9. 18-22

Un día en que Jesús estaba orando solo, y sus discípulos estaban con él, les preguntó:
—¿Quién dice la gente que soy yo?
Ellos contestaron:
—Algunos dicen que eres Juan el Bautista, otros dicen que eres Elías, y otros dicen que eres uno de los antiguos profetas, que ha resucitado.
—Y ustedes, ¿quién dicen que soy? —les preguntó.
Y Pedro le respondió:
—Eres el Mesías de Dios.
Pero Jesús les encargó mucho que no dijeran esto a nadie. Y les dijo:
—El Hijo del hombre tendrá que sufrir mucho, y será rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Lo van a matar, pero al tercer día resucitará.



Jesús se dirige a mi y me pregunta directamente ...


“y para ti, ... de corazón, ... no lo que te han dicho ni lo que te han enseñado ...


lo que tu sientes ...


quien soy yo para ti?



¿qué le respondo? ... ¿Quién es Jesús para mi? Me quedo con eso en mi oración