viernes, 12 de septiembre de 2008

Benedicto XVI afirma que la "laicidad" no entra en contradicción con la fe


El papa Benedicto XVI afirmó hoy que "la 'laicidad' en sí misma no es contradictoria con la fe, sino que la fe es fruto de una 'laicidad' sana".
En el avión que lo trasladaba desde Roma a París, Benedicto XVI dijo a los periodistas que le acompañan en su primer viaje a Francia que la religión "no es política" y que los cristianos deben colaborar con el Estado, ya que es muy importante en un mundo como el actual secularizado.
"Es fundamental que los ciudadanos tengan libertad para vivir la fe y es importante que contribuyan y den testimonios de estos valores (la fe) que son fundamentales para la supervivencia de la sociedad y del Estado", señaló.
Preguntado sobre si el "Motu Propio" que liberaliza la misa en latín supone un paso atrás respecto a lo aprobado por el Concilio Vaticano II, el Pontífice contestó que se trata de "un acto de tolerancia para las personas que se formaron en esa vieja liturgia, que la aman, que la conocen y quieren vivir con ella".
"Se trata de un pequeño grupo de formación latina y hay que tener tolerancia para que puedan desarrollarla. Dentro de la Iglesia no existe oposición entre la vieja liturgia y la del Vaticano II. Hay cosas diferentes, pero la identidad fundamental no es contradictoria", argumentó.
Benedicto XVI agregó que piensa que "existe la posibilidad de que los seguidores de la vieja liturgia conozcan la nueva y viceversa. Las dos forman parte de la Iglesia universal".
El Papa insistió en que la liturgia actual, es decir la surgida del Vaticano II, "es la ordinaria de nuestro tiempo".
También manifestó que viaja al santuario de Lourdes, motivo principal de esta visita a Francia, como un peregrino más ya que se siente muy ligado a la figura de María y a la de la niña Bernadette, a la que se apareció la Virgen, y recordó que el 16 de abril -fecha de su cumpleaños- es el aniversario de la muerte de la santa.
El Papa dijo que en Lourdes se ve el amor de la Virgen por el hombre, "que es la verdadera curación de las heridas y del dolor de este tiempo".
Benedicto XVI resaltó su amor por Francia y precisó que este país "ha tenido mucha importancia en (su) formación filosófica, humana y social".El Papa Ratzinger destacó la importancia de la teología francesa en el desarrollo de la teología en Occidente.
Periodista Digital