martes, 3 de mayo de 2016

Fallece jesuita Daniel J. Berrigan, destacado activista contra la guerra de Vietnam



Rev. Daniel J. Berrigan dio un sermón contra la guerra en la catedral de San Patricio en Nueva York, 1972. Crédito William E. Sauro / The New York Times


El Rev. Daniel J. Berrigan, un sacerdote jesuita y poeta cuyas protestas desafiante ayudado a dar forma a la táctica de la oposición a la guerra de Vietnam y lo llevó a la cárcel, murió el sábado en la ciudad de Nueva York. Tenía 94 años.
Su muerte fue confirmada por el Rev. James Martin, un sacerdote jesuita y editor en general en la revista America , una revista católica nacional publicada por los jesuitas. Padre Berrigan murió a Murray-Weigel Hall, la enfermería jesuita en la Universidad de Fordham en el Bronx.
Los Estados Unidos fue desgarrando sobre los derechos civiles y la guerra en el sudeste de Asia, cuando el padre Berrigan surgió en la década de 1960 como una estrella intelectual de la católica romana “nueva izquierda”, articulando una visión de que el racismo y la pobreza, el militarismo y capitalistas avaricia estaban interconectados piezas del mismo gran problema: una sociedad injusta.
Era esencialmente una posición religiosa , basada en una lectura estricta de las Escrituras que algunos llamaron pura y radical otros. Pero tendría consecuencias políticas explosivas como Padre Berrigan; su hermano Felipe , un sacerdote josefino; y sus aliados llevaron su caso a las calles con el aumento del desconocimiento de la ley o sus fortunas personales.
Un punto decisivo fue la quema de Servicio Selectivo proyectos de registros en Catonsville, Md, y el posterior ensayo de la llamada Nueve de Catonsville, una secuencia de eventos que inspiraron a una escalada de protestas en todo el país.; Hubo marchas, plantones, la quema pública de los proyectos de tarjetas y otros actos de desobediencia civil.

Padre Berrigan y su hermano, Philip Berrigan, incautaron cientos de proyectos de registros y les prendió fuego con napalm casero en 1968. Crédito United Press International


El episodio catalizador se produjo el 17 de mayo de 1968, seis semanas después del asesinato del reverendo Martin Luther King Jr. y el estallido de nuevos disturbios en decenas de ciudades. Nueve activistas católicos, encabezados por Daniel y Philip Berrigan, entraron en un edificio de Caballeros de Colón en Catonsville, y subieron al segundo piso, donde la junta de reclutamiento local tenía oficinas. Delante de los empleados de asombro, tomaron cientos de proyectos de registros, los llevaron hasta el estacionamiento y les prendió fuego con napalm casero.
Algunos reporteros habían sido informados de la incursión de antemano. Se les dio una declaración que decía en parte: “Destruimos estos proyectos de registros no sólo porque explotan a nuestros jóvenes, sino porque representan el poder fuera de lugar se concentró en la clase dominante de Estados Unidos”. Añadió, “nos enfrentamos a la Iglesia Católica, otros organismos cristianos y las sinagogas de América con su silencio y cobardía frente a los crímenes de nuestro país “.
En un año enfermo de imágenes de la destrucción, de la ofensiva del Tet en Vietnam con el asesinato del Dr. King, una escena se registró que había sido arreglado para impresionar a la gente con la atención, y así lo hizo. Cuando llegó la policía, los intrusos estaban orando en el estacionamiento, conducido por dos hombres de mediana edad en alzacuellos: el grande, escarpado Philip, un héroe condecorado de la Segunda Guerra Mundial, y el asceta Daniel, esperando tranquilamente a ser conducidos a la furgoneta.
Las protestas y detenciones
En los años venideros, bien entrado en los 80, Daniel Berrigan fue detenido una y otra vez, por delitos mayores o menores: en 1980, por haber participado en la incursión las rejas de arado en una planta de misiles General Electric en King of Prussia, Pensilvania, donde. los hermanos Berrigan y otros llovieron golpes de martillo sobre ojivas de misiles; en 2006, para el bloqueo de la entrada del museo naval Intrepid en Manhattan.
“El día después de que estoy embalsamado”, dijo en 2001, en su 80 cumpleaños, “que es cuando voy a renunciar a ella.”



Padre Berrigan siendo esposado en 2001 después de que él y otros bloqueó una entrada al Intrepid Sea, Air and Space Museum en Manhattan. Crédito Richard Drew / AP
No fue por falta de otras cosas que hacer. En su larga carrera de la escritura y la enseñanza en Fordham y otras universidades, Padre Berrigan publicó un torrente de ensayos y de los costados y, en promedio, un libro al año, casi hasta el momento de su muerte.
Entre los más de 50 libros fueron de 15 volúmenes de poesía – el primero de ellos, “Tiempo sin número”, ganó el prestigioso premio Lamont Poesía , otorgado por la Academia Americana de Poetas, en 1957 -, así como autobiografía, crítica social, comentarios en los profetas y acusaciones del orden establecido del Antiguo Testamento, tanto seculares como eclesiásticas.
Mientras que él era conocido por su ingenio irónico, había una oscuridad en gran parte de lo que escribió el Padre Berrigan y dijo, la carga de las cuales era que uno tenía que seguir tratando de hacer lo correcto a pesar de la casi certeza de que no habría ninguna diferencia . En la extinción del movimiento pacifista y apoyo general del país para la lucha en Irak y Afganistán, que vio la prueba de que era una locura esperar resultados duraderos.
“Este es el peor momento de mi larga vida”, dijo en una entrevista con La Nación en 2008. “Nunca he tenido tan escasas expectativas del sistema.”
Lo que hizo que fuera soportable, escribió en otro lugar, era una disciplinada, implícitamente difícil creer en Dios como la clave para la supervivencia y la cordura.
Muchos libros de y sobre Padre Berrigan permanecen en la impresión, y una colección de su obra más de medio siglo, “Daniel Berrigan: Escritos Esenciales”, fue publicado en 2009.
También tenía una manera de aparecer en la cultura más amplia: como el “cura radical” en la canción de Paul Simon ” Yo y Julio Abajo por el Patio de recreo “; como fuente de inspiración para el personaje del padre Corrigan en la novela de Colum McCann 2009 “, que se detenga el Gran Mundo .” Incluso tuvo un pequeño papel en una película, apareciendo como un sacerdote jesuita en “La Misión” en 1989.
Paul Simon - Me and Julio Down by the Schoolyard 

Pero su lugar en la imaginación del público era más o menos fija en el momento de la incursión Catonsville, como la traviesa en busca de la mitad de los hermanos Berrigan – traidores y anarquistas en la mente de un gran número de estadounidenses, ejemplares de los que forman lo que algunos llamaron el ultra-resistencia.
Después de un juicio que sirvió como plataforma para su mensaje contra la guerra, los Berrigans fueron declarados culpables de la destrucción de la propiedad del gobierno y condenados a tres años cada uno en la prisión federal de Danbury, Connecticut. Después de haber agotado todos sus recursos, que eran para comenzar a cumplir sus términos de abril 10, 1970.

Padre Berrigan, a la derecha, y un abogado de la defensa, William M. Kunstler, centro, después de haber sido condenado a tres años de prisión federal en Danbury, Connecticut. Crédito Associated Press


En su lugar, se subió la apuesta por ir bajo tierra. Los hombres que habían estado en la portada de Time estaban ahora en la Oficina Federal de la lista de los más buscados de Investigación. Como Daniel explicó en una carta a la revista francesa Africasia, él no iba a comprar la “mitología” promovida por los liberales estadounidenses que había una “necesidad moral de unirse a la acción ilegal consecuencias legales”. En cualquier caso, ambos hermanos fueron rastreados y enviado a prision.
Philip Berrigan había sido la fuerza principal detrás de Catonsville, pero era sobre todo Daniel, que extrae el incidente y sus consecuencias para el significado literario – un proceso ya en marcha cuando el FBI lo alcanzó en el Block Island, frente a la costa de Rhode Island, en agosto 11, 1970. No fue “la prueba del nueve de Catonsville”, una obra en un acto en verso libre dibujado directamente de las transcripciones de la corte, y “Poemas prisión”, escrito durante su encarcelamiento en Danbury.

Padre Berrigan en “Meet the Press”, en 1972.
Crédito Patrick Burns / The New York Times
En “Mi Padre”, escribió:
Me siento aquí en el pabellón de la cárcel
con nerviosismo dickering con mi úlcera de
un animal domesticado mitad
Aumento de infierno en su espacio de vida
Pero en 500 líneas de las conversaciones poema, así acerca de las políticas de resistencia, recuerdos de la infancia y el terror, sobre todo, el peso agobiante de su padre muerto:
Me pregunto si alguna vez lo quise
si alguna vez nos ha amado
si alguna vez me quería.
El padre era Thomas William Berrigan, un hombre lleno de palabras y las quejas que recibió por un ingeniero de ferrocarriles, oficial del sindicato y agricultor. Se casó con Frida Fromhart y tuvo seis hijos con ella. Daniel, el cuarto, nació el 9 de mayo de 1921, en Virginia, Minnesota.
Cuando era un muchacho joven, la familia se trasladó a una granja cerca de Syracuse a estar cerca de la familia de su padre.
En su autobiografía, “Para vivir en paz”, Daniel Berrigan describió a su padre como “un incendiario sin una causa,” un abonado a los periódicos liberales católicos y el escritor frustrado de poemas de distinción.
“Desde el principio,” escribió, “hemos crecido acostumbrado, ya que el precio de la supervivencia, a la violencia como norma de la existencia. Recuerdo, con los ojos abiertos a la vida de los vecinos, mi asombro al ver que las esposas y maridos no eran enemigos naturales “.
Batallas con la Iglesia
Nacido con los tobillos débiles, Daniel no podía caminar hasta que fue 4. Su fragilidad le ahorró el trabajo pesado exigió de sus hermanos; en lugar de eso ayudaba a su madre en la casa. Así que parecía absorber no sólo el sentido de su padre de la injusticia de la vida, sino también un conocimiento profundo de cómo la rabia de un hombre puede desempeñar en la victimización de las mujeres.
A una edad temprana, escribió, él creía que la iglesia tolera el tratamiento de su padre de su madre. Sin embargo, él quería ser sacerdote. Después de la secundaria obtuvo una licenciatura en 1946 de San Andrés-on-Hudson, un seminario jesuita en Hyde Park, Nueva York, y fue ordenado de maestría de Woodstock College en Baltimore en 1952. ese año.
Enviado por un año de estudio y el trabajo ministerial en Francia, conoció a algunos sacerdotes obreros que le dieron “una visión práctica de la Iglesia, que debe ser”, escribió. Después pasó tres años en la escuela preparatoria de Brooklyn de los jesuitas, la enseñanza de la teología y francés, mientras que absorbe la poesía de Robert Frost, EE Cummings y el siglo 19 jesuita Gerard Manley Hopkins. Su propia obra temprana a menudo elementos de la naturaleza con los símbolos religiosos combinado.
Pero no iba a convertirse en un poeta pastoral o vivir la vida de retirarse que había imaginado. Sus ideas fueron simplemente girando demasiado caliente, a veces incluso para los amigos y mentores como Dorothy Day, el co-fundador del Movimiento del Trabajador Católico, y el trapense Thomas Merton intelectual.
En Le Moyne College, en Syracuse, donde era un profesor popular de estudios del Nuevo Testamento 1957-1963, Padre Berrigan hizo amigos entre sus estudiantes que otros miembros de la facultad estaban de acuerdo, inculcando en ellos sus ideas sobre el pacifismo y los derechos civiles. (Un estudiante, David Miller, se convirtió en el primer quemador proyecto-tarjeta para ser condenado en virtud de una ley de 1965).
Padre Berrigan fue exiliado de manera efectiva en 1965, después de que enfureció a la línea dura cardenal Francis Spellman de Nueva York. Además de la obra del Padre Berrigan en la organización de grupos contra la guerra como el interdenominacional Clero y Laicos referido sobre Vietnam, estaba el asunto de la muerte de Roger de La Porte, un joven con quien el padre Berrigan dijo que estaba mínimamente familiarizado. Para protestar por la participación estadounidense en el sudeste asiático, el señor de La Porte se prendió fuego fuera del edificio de las Naciones Unidas en noviembre de 1965.
Al poco tiempo, según el padre Berrigan, “los rumores más atroces se vinculan su muerte a su amistad conmigo.” Él habló en un servicio para el señor de La Porte, y poco después los jesuitas, ampliamente cree que han sido presionados por el cardenal Spellman, lo envió en una misión “de investigación” entre los trabajadores pobres en América del Sur. La protesta de los católicos liberales lo trajo de vuelta después de sólo tres meses, tiempo suficiente para que él se ha radicalizado aún más por los hechos que había encontrado.
Para los jesuitas, el padre Berrigan era a la vez un imán para los jóvenes seminaristas brillantes y un alborotador que no pudo ser mantenido en cualquier trabajo de una facultad demasiado tiempo.
En una sola vez o en otro ocupó cargos docentes o programas corrió en Seminario de la Unión, Loyola University New Orleans, Columbia, Cornell y Yale. Finalmente se instaló en una larga permanencia en Fordham, la universidad de la Compañía en el Bronx, donde por un tiempo tuvo el título de poeta en residencia.
Padre Berrigan fue liberado de la cárcel de Danbury en 1972; los jesuitas, alarmados por su mala salud, lograron sacarlo temprano. Luego reanudó sus viajes.
Después de visitar el Oriente Medio, sin rodeos, acusó a Israel de “militarismo” y las “represiones internas” de los palestinos . Sus declaraciones enfurecieron a muchos Judios de América. “Llamemos a esta por su nombre”, escribió el rabino Arthur Hertzberg , a sí mismo una figura polémica entre los estudiosos de la religión: “. Anticuada teológica antisemitismo”
Tampoco era el padre Berrigan universalmente admirado por los católicos. Muchos lo criticado por no señalar a los estados comunistas represivas en sus diatribas contra el orden mundial, y más tarde por no prestar su voz a la protesta sobre el abuso sexual por parte de sacerdotes. También había una sensación de que su fama era una distracción de la obra religiosa que había que hacer.
No es la menor de sus batallas de larga duración fue con la jerarquía de la iglesia. Él fue mordaz sobre el cambio hacia el conservadurismo bajo el Papa Juan Pablo II y los “hombres de la empresa” que nombró a posiciones altas.
Gran parte del trabajo posterior de Padre Berrigan se concentró en ayudar a los pacientes de SIDA en la ciudad de Nueva York. En 2012, apareció en el Zuccotti Park en el Bajo Manhattan para apoyar la protesta Occupy Wall Street.
También se dedicó a la escritura de los estudios bíblicos. Se sentía una afinidad especial por los profetas hebreos, especialmente Jeremías, que fue elegido por Dios para advertir de un desastre inminente y mandó a guardar en él, a pesar de que nadie escucharía durante 40 años.
Un hermano, Jerry, murió en julio a los 95 años, y otro hermano, Felipe, murió en 2002 a los 79 años.
Padre Berrigan parecía llegar a la conciencia de un poeta de su lugar en el esquema de las cosas, y la de su hermano Felipe, que abandonó el sacerdocio para una vida matrimonial de servicio a los pobres y pasó un total de 11 años de prisión por perturbar la paz de una forma u otra antes de morir de cáncer en 2002. Mientras tanto aún vivían, Daniel Berrigan escribió:
Mi hermano y yo estoy como las vallas
de granjas abandonadas, cambiaron veces
demasiado libremente unidos por una membrana contra
deicidio homicidio
Una muy poderoso golpe
nos traería abajo como espantapájaros.
Naturaleza, sabiendo esto, nosotros encontrar medianamente útil
Complacencia también
su amor de revés de lo freak
nos permite estar.
New York Times/Evangelizadoras de los Apóstoles

CVX. Isidora Marín, Jóvenes Concepción. ¿Por qué estoy en la CVX?



¿Por qué estoy en la CVX? Hoy responde Isidora Marín, de la comunidad Policarpo de Jóvenes de Concepción. Lleva dos años en Jóvenes y antes estuvo en Secundarios

martes, 12 de abril de 2016

AMORIS LAETITIA por Jorge Costadoat sj


Con Amoris laetitia el Papa Francisco cierra un ciclo de discernimiento sobre la familia que ha supuesto la realización de dos sínodos (2014 y 2015), para actualizar la enseñanza de la Iglesia sobre el tema.

¿En qué consiste su novedad? Amoris laetitia es rica en la descripción de situaciones, ofrece palabras nuevas a las más diversas personas, recoge la experiencia pastoral de las últimas décadas y abunda en consejos de gran sabiduría.

¿Cuál es la novedad de las novedades? La exhortación constituye un perfeccionamiento doctrinal y pastoral, pero también un giro en el modo de plantear la moral sexual y familiar católica.
Si hasta ahora la jerarquía eclesiástica había puesto el acento en la doctrina, desde ahora habrá de tener más en cuenta la realidad de las personas y de las familias. Especialmente los innumerables casos de sufrimiento y de fracasos, merecen una palabra evangélica de acogida, de aliento y de orientación. En las últimas décadas muchos han podido pensar que el Evangelio y la doctrina son lo mismo. No lo son. En la Iglesia la doctrina constituye un modo de traducir el Evangelio en enseñanzas concretas. El Papa Francisco quiere sobre todo anunciar el Evangelio a las personas, a los matrimonios y a las familias “reales”, y no tanto a las “ideales”.

El tono y el contenido de Amoris laetitia recuerda el anuncio que Jesús hizo a todos del reino de Dios, especialmente a los pobres y los marginados por no poder cumplir con los preceptos de la Ley. En la actualidad estos son los niños abandonados, los ancianos sin hogar, las mujeres víctimas de la violencia, los esposos traicionados, las personas que han fracasado en su matrimonio, las segundas familias, los convivientes y tantos otros. Francisco  ha querido decirles que Dios los ama, que se amen, que sean responsables en sus relaciones afectivas, que se arrepientan del daño que han podido causar a otros, que crezcan como personas, y que cuenten siempre con la compañía de los ministros de la Iglesia. El Papa no equipara las uniones del mismo sexo a los matrimonios sacramentales, pero exige respeto y acogida a las personas homosexuales.

La exhortación también es evangélica porque, como Jesús, propone altos ideales y apela a la conciencia de las personas en la aplicación a casos particulares complejos. Procura formar estas conciencias, pero jamás suprimir la libertad con que los padres y los matrimonios deben discernir lo que en cada circunstancia de la vida Dios pide para sacar adelante sus familias.

Esto es claro en temas como el control de natalidad y la comunión de los divorciados vueltos a casar. En ambos casos Amoris laetitia mantiene la enseñanza tradicional. Y en ambos la novedad consiste en subrayar la responsabilidad de las parejas. ¿Cómo ejercer la paternidad responsable? Vean los mismos matrimonios que métodos usar. ¿Podrán comulgar en misa los divorciados vueltos a casar? Los episcopados tendrán que ver manera de integrarlos lo más posible a la comunidad eclesial, acompañarlos en el discernimiento de su situación y respetar sus decisiones. La propuesta es válida para todos, pues la misericordia de la Iglesia no debiera excluir a nadie. 


lunes, 11 de abril de 2016

CVX. Eduardo Gutierrez, Jóvenes Concepción. ¿Por qué estoy en la CVX?



Eduardo Gutierrez, de la CVX Jóvenes de Concepción, es estudiante de la carrera de Periodismo en la Universidad de Concepción y es parte de Consejo de Servicios de los Jóvenes de Concepción

El Papa en Sta. Marta: ‘La letra no es la ley’

Francisco en casa Santa Marta

En la misa cotidiana Francisco invita: ‘Pidamos al Señor que mire las insensateces de nuestro corazón y nos explique las cosas’

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- Los doctores de la ‘letra’ juzgan a los demás usando la Palabra de Dios, contra la Palabra de Dios, y cierran su corazón a la profecía, porque a ellos no les interesa la vida de las personas sino solamente los esquemas hechos de leyes y de palabras. Lo indicó este lunes el papa Francisco en la homilía de su misa cotidiana en la capilla de la Casa Santa Marta.
El Santo Padre parte de la Primera Lectura, de los Hechos de los Apóstoles, donde los doctores de la Ley calumnian a Esteban porque no logran “resistir a la sabiduría y al Espíritu” con la cual él habla. Así instigan a falsos testimonios para que denuncien haberle escuchado decir “palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios”.
Porque “el corazón cerrado a la verdad de Dios, permanece agarrado solamente a la verdad de la ley”, y precisa que “más que de la ley, de la letra”, y no encuentran otra salida que “la mentira, el falso testimonio y la muerte”.
Jesús ya les había reprendido por esta actitud, porque “sus padres habían asesinado a los profetas” y ellos ahora, construían monumentos a aquellos profetas”, con una respuesta más cínica que hipócrita.
Pero el corazón está cerrado a la Palabra de Dios, está cerrado a la verdad, al mensaje de Dios que lleva a la profecía, “para conducir hacia adelante al pueblo de Dios”.
El Pontífice confía, que le duele leer los versículos del Evangelio que narran cuando Judas arrepentido va delante de los sacerdotes y asevera: “He pecado”, y quiere devolver las monedas. Ellos responden que no les importa, y Judas va a colgarse. Y los doctores cuando hablan no se preocupan por el hombre sino por las monedas, porque como son a precio de sangre no pueden entrar en el Templo… “la regla tal, tal, tal… los doctores de la letra”.
No les importa ni la vida de una persona, ni el arrepentimiento de Judas: “solo le importan los esquemas de la Ley y las tantas palabras y cosas que han construido”.
“Esteban –afirma el Santo Padre– termina como todos los profetas, como Jesús. Y esto se repite en la historia de la Iglesia”.
“La historia nos habla de mucha gente que fue asesinada, juzgada, incluso siendo inocente: juzgada con la Palabra de Dios, contra la Palabra de Dios. Pensemos a la cacería de las brujas, o a santa Juana de Arco, y todos aquellos que fueron quemados, condenados porque no se ajustaron según los jueces, a la Palabra de Dios”.
Y Jesús es el modelo que por ser fiel y haber obedecido a la Palabra del Padre, termina en la cruz. Con mucha ternura Jesús dice a los discípulos de Emaús: “¡Oh insensatos y tardos de corazón!”.
El Papa concluye proponiendo que hoy pidamos al Señor que con la misma ternura mire las pequeñas y grandes insensateces de nuestro corazón, nos acaricie y nos diga: ‘oh insensato y tardo de corazón’ e “inicie a explicarnos las cosas”.
(Texto de Radio Vaticano, adaptado y traducido por ZENIT )

LECTURAS PARA EL DÍA DE HOY




Primera lectura

Lectura del libro de los Hechos de los apóstoles (6,8-15):
No podían refutar la sabiduría y el Espíritu con que hablaba Esteban.

En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y poder, realizaba grandes prodigios y signos en medio del pueblo. Unos cuantos de la sinagoga llamada de los libertos, oriundos de Cirene, Alejandría, Cilicia y Asia, se pusieron a discutir con Esteban; pero no lograban hacer frente a la sabiduría y al espíritu con que hablaba. 
Indujeron a unos que asegurasen: «Le hemos oído palabras blasfemas contra Moisés y contra Dios.» 
Alborotaron al pueblo, a los ancianos y a los escribas, agarraron a Esteban por sorpresa y lo condujeron al Sanedrín, presentando testigos falsos que decían: «Este individuo no para de hablar contra el templo y la Ley. Le hemos oído decir que ese Jesús de Nazaret destruirá el templo y cambiará las tradiciones que recibimos de Moisés.» 
Todos los miembros del Sanedrín miraron a Esteban, y su rostro les pareció el de un ángel.

Palabra de Dios

Salmo

Sal 118,23-24.26-27.29-30

R/.
 Dichoso el que camina en la voluntad del Señor


Aunque los nobles se sienten a murmurar de mí,
tu siervo medita tus leyes;
tus preceptos son mi delicia,
tus decretos son mis consejeros. R/.

Te expliqué mi camino, y me escuchaste:
enséñame tus leyes;
instrúyeme en el camino de tus decretos,
y meditaré tus maravillas. R/.

Apártame del camino falso,
y dame la gracia de tu voluntad;
escogí el camino verdadero,
deseé tus mandamientos. R/.

Evangelio 

Lectura del santo evangelio según san Juan (6,22-29):
No trabajen por el alimento que se acaba, sino por el que dura para la vida eterna.

Después que Jesús hubo saciado a cinco mil hombres, sus discípulos lo vieron caminando sobre el lago. Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago notó que allí no había habido más que una lancha y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos. Entretanto, unas lanchas de Tiberiades llegaron cerca del sitio donde habían comido el pan sobre el que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús. 
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo has venido aquí?»
Jesús les contestó: «Os lo aseguro, me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad, no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura para la vida eterna, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.»
Ellos le preguntaron: «Y, ¿qué obras tenemos que hacer para trabajar en lo que Dios quiere?»
Respondió Jesús: «La obra que Dios quiere es ésta, que creáis en el que él ha enviado.»

Palabra del Señor

Algo para pensar y orar en esta semana. Volver a Galilea




Volver a Galilea
Después de la muerte del Maestro, los discípulos de dispersaron, con su fe destrozada. Todo parecía terminado, todas sus certitudes se habían derrumbado y sus esperanzas habían muerto. Pero ahora, ese mensaje de las mujeres, increíble cómo era, les llegó como un rayo de luz en la oscuridad. La noticia se propagó: Jesús había resucitado, tal como lo había dicho. Y entonces les llegó esa orden de ir a Galilea; las mujeres la habían escuchado dos veces, primero del ángel y luego del propio Jesús: “Déjenlos ir a Galilea; ahí me verán”. “No teman” y “Vayan a Galilea”.
Galilea es el lugar donde fueron llamados por primera vez, ¡donde todo comenzó! Los apóstoles debían volver ahí, al lugar donde fueron llamados. Jesús había caminado a lo largo de las orillas del lago, mientras los pescadores lanzaban sus redes. Él los había llamado, y ellos dejaron todo y lo siguieron (Mateo 4:18-22).
Volver a Galilea también significa volver a leer todo, en base a la cruz y su victoria, sin temor: “no teman”. Para releer todo - las prédicas de Jesús, sus milagros, la nueva comunidad, el entusiasmo y las deserciones, incluso la traición – releer todo comenzando por el final, lo que es un nuevo comienzo, por este supremo acto de amor.
Papa Francisco
Espacio Sagrado