martes, 3 de marzo de 2015

¿Esta es la casa donde Jesús pasó su infancia?


Descubren los restos del que podría ser hogar de la Sagrada Familia en Nazaret


Arqueólogos investigan una cueva bajo un convento, que se conoce desde 1880


Un grupo de arqueólogos podrían haber hallado la casa de la infancia de Jesucristo: una cueva bajo un convento en Nazaret (Israel), que se conoce desde 1880, pero que no se investigó a fondo hasta 2006.

Nazaret es una localidad israelí en el Distrito Norte, en las estribaciones meridionales de los montes de la Baja Galilea, a 10 km al norte del monte Tabor y a 23 km al oeste del mar de Galilea. Hoy día es la ciudad con mayor población árabe de Israel.

La ciudad es muy importante para los cristianos porque, según narran los evangelios, allí transcurrieron la mayoría de los años de la vida privada de Jesús.

Nazaret es citada 12 veces en los evangelios. Aunque Lucas 1:26 la llama «ciudad», en realidad sería una aldea pobre que debió toda su importancia posterior al hecho cristiano.

Excavaciones arqueológicas a 6 km de la actual Nazaret (más exactamente en la ciudad de Séforis), han documentado asentamientos en la localidad desde 2000 a. C.

En el periodo 1996-1997, Stephen Pfann -director del Departamento de Estudios Bíblicos e Historia de la University of the Holy Land- inició una investigación de terrazas agricolas en terrenos del hospital de Nazaret. Sin embargo fue tan poca la evidencia encontrada por este investigador que lo llevó a concluir que "Nazaret era diminuta, con 2 o 3 clanes viviendo en 35 casas sobre un área de 2,5 hectáreas".

Ahora, liderado por Ken Dark, el decubrimiento, publicado en la revista de la 'Biblical Arqueology Society' (BAR), no sólo describe los restos de la propia casa, sino que explora entre las evidencias que determinan que ese fue el lugar donde Jesús pasó sus años de formación.

La excavación reveló una "casa patio" del primer siglo, parcialmente excavado en la roca natural y parcialmente construida con muros de piedra. Muchas de las características originales de la casa todavía están intactos, incluyendo puertas y ventanas.
Además, se han encontrado restos de una inscripción en el patio de la casa, que dice 'VII De Sanctis Locus', lo que da pistas de que podría ser el hogar de Jesús en Nazaret.


Antes, en enero, un grupo de arqueólogos informó haber localizado una prisión en el lugar donde, según creen, pudo haber sido sometido a juicio y condenado a muerte Jesús. Se trata de un palacio en la zona oeste del centro histórico de Jerusalén donde, según se cree, se situaba el palacio del rey Herodes durante el siglo I, según publica el diario estadounidense 'The Wahington Post'.

En ese momento, según el profesor de arqueología de la Universidad de Carolina del Norte Shimon Gibson, el lugar donde habría tenido el juicio conforme al relato del Evangelio de San Juan "estaría cerca de una de las puertas de la ciudad y pavimentado con losas de piedra". Y él agregó: "Los detalles concuerdan con los descubrimientos arqueológicos que se han realizado cerca de la prisión".

En la actualidad, la tradición sitúa el lugar del juicio de Jesús en un lugar conocido como 'El empedrado' situado en la fortaleza Antonia (donde antiguamente había un cuartel militar) y, según se cree, el 'praetorio' del procurador romano de entonces, Poncio Pilato, y cuyo pavimento coincide también con la descripción.

De hecho, quienes recorren la Vía Dolorosa por la que, según la misma tradición, Jesucristo partió del praetorio por las calles de Jerusalén hacia el monte Golgota (a las afueras de la antigua muralla) para ser crucificado, lo hacen actualmente desde ese lugar.

Sin embargo, "algunos afirman que dicho 'praetorio' podría estar en el cuartel militar y otros creen que el general romano debía ser huesped en el palacio de Herodes", donde se ha producido el descubrimento arqueológico, según explica Gibson.

A juicio del arqueólogo estadounidense, "hay pocas dudas de que el juicio tuvo lugar en algún punto del complejo del palacio de Herodes", aunque reconoce que "no hay ninguna inscripción que declare que ocurrió ahí". "Pero todo --las fuentes evangélicas, históricas y arqueológicas-- encaja y tiene sentido", asegura.
Aún así, los expertos consultados por el diario estadounidense consideran "poco probable" que se cambie la ruta de la actual Vía Dolorosa, pese a que, según el responsable de dirigir la excavación, el arqueólogo del distrito de Jerusalén Amit Re'em, dicho recorrido ha variado a lo largo de la historia.

"En el periodo bizantino, por ejemplo, empezaba cerca del área donde ahora está el museo, en la parte oeste de la ciudad. No fue hasta el siglo XIII cuando se movió a la fortaleza Antonia, situada cerca e la mezquita de al-Aqsa y la cúpula dorada", asegura Re'em.

El hallazgo tuvo lugar durante las obras para expandir el Museo de la Torre de David, cerca de cual se sabe con certeza que se situaba el palacio del excéntrico rey judío, y que se han alargado durante 15 años debido a la falta de financiación suficiente.




Nazaret (norte de Israel), 21 dic (EFE).- (Imagen: Elías L. Benarroch).- Arqueólogos israelíes han hecho público el hallazgo de la primera casa de la época de Jesús que se ha localizado en Nazaret, de donde procedía la familia del Mesías para los cristianos y situada en el norte de Israel. 

LECTURAS PARA EL DÍA DE HOY



Lectura Misa del Dia Martes Marzo 03 2015


MARTES II SEMANA CUARESMA
PRIMERA LECTURA
Isaías: 1, 10. 16-20
Aprendan a hacer el bien; busquen la justicia.
Oigan la palabra del Señor, príncipes de Sodoma; escucha la enseñanza de nuestro Dios, pueblo de Gomorra: "Lávense y purifíquense; aparten de mi vista sus malas acciones. Dejen de hacer el mal, aprendan a hacer el bien, busquen la justicia, auxilien al oprimido, defiendan los derechos del huérfano y la causa de la viuda.
Vengan, pues, y discutamos, dice el Señor. Aunque sus pecados sean rojos como la sangre, quedarán blancos como la nieve. Aunque sean encendidos como la púrpura, vendrán a ser como blanca lana. Si son ustedes dóciles y obedecen, comerán los frutos de la tierra. Pero si se obstinan en la rebeldía, la espada los devorará". 
Palabra de Dios

SALMO
Del salmo 49
R/. Muéstranos, Señor, el camino de la salvación.
No voy a reclamarte sacrificios, dice el Señor,
pues siempre están ante mí tus holocaustos.
Pero ya no aceptaré becerros de tu casa,
ni cabritos de tus rebaños. R/.
¿Por qué citas mis preceptos
y hablas a toda hora de mi pacto,
tú que detestas la obediencia
y echas en saco roto mis mandatos? R/.
Tú haces esto, ¿y yo tengo que callarme? ¿Crees acaso que yo soy como tú?
No, yo te reprenderé y te echaré en cara tus pecados.
Quien las gracias me da, ése me honra
y yo salvaré al que cumple mi voluntad. R/.

EVANGELIO
San Mateo: 23, 1-12
Los fariseos dicen una cosa y hacen otra.
En aquel tiempo, Jesús dijo a las multitudes y a sus discípulos: "En la cátedra de Moisés se han sentado los escribas y fariseos. Hagan, pues, todo lo que les digan, pero no imiten sus obras, porque dicen una cosa y hacen otra. Hacen fardos muy pesados y difíciles de llevar y los echan sobre las espaldas de los hombres, pero ellos ni con el dedo los quieren mover. Todo lo hacen para que los vea la gente. Ensanchan las filacterias y las franjas del manto; les agrada ocupar los primeros lugares en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas; les gusta que los saluden en las plazas y que la gente los llame 'maestros'.
Ustedes, en cambio, no dejen que los llamen 'maestros', porque no tienen más que un Maestro y todos ustedes son hermanos. A ningún hombre sobre la tierra lo llamen 'padre', porque el Padre de ustedes es sólo el Padre celestial. No se dejen llamar 'guías', porque el guía de ustedes es solamente Cristo. Que el mayor de entre ustedes sea su servidor, porque el que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido". 
Palabra del Señor

EN CLAVE DE DIOS: "Risto"

Por fortuna, como dice el poeta Casaldáliga, al final del camino nos preguntarán si hemos vivido, si hemos amado. Y nosotros, sin decir nada, descubriremos nuestro corazón, ojalá que lleno de nombres. Así, si la vida es un concurso ganarían aquellos que más sirven y quienes más se entregan, aquellos que más aman a los que nadie más ama, aquellos que se ponen al servicio de los más pequeños y viven la vida desde esa intensidad, la de saber responder desde el agradecimiento. No hacen falta heroismos ni intentar convencer a nadie. Vayamos por la vida sin temor porque nuestro Juez nos ha amado primero y nos mira con los ojos de quien todo lo acoge en su amor.

Sergio Gadea, sj
pastoralsj

lunes, 2 de marzo de 2015

Algo para pensar y orar en esta semana. La amistad de Dios



La Amistad de Dios
Mantengo que Dios – gracias a la abundancia de su divina vida, y sin ninguna necesidad por nosotros – desea traer seres humanos a la existencia para cultivar su amistad con ellos. Esta hipótesis puede sonar extraña, porque va en contra de muchas enseñanzas sobre Dios. Para ser honesto, tuve mis dudas cuando comencé a pensar es esto. Pero a lo largo de los años, y a medida que mi propia relación con Dios se ha profundizado, y he escuchado a otras personas hablar de cómo Dios se ha relacionado con ellas, he quedado convencido que la mejor definición de la relación que Dios quiere tener con nosotras y nosotros, es la amistad.
William A. Barry, SJ

IMÁGENES PARA PENSAR. Máscaras



Hay gente transparente, que va de frente, que no regatea honestidad. Te mira a los ojos, de tú a tú, y no se esconde. No tiene vueltas, ni esquinas, ni recovecos. Y sin saberlo, son descanso y hogar para los demás.

Quark
pastoralsj

lunes, 23 de febrero de 2015

LECTURAS PARA EL DÍA DE HOY



Lectura Misa del Dia Lunes Febrero 23 2015


PRIMERA LECTURA


Levítico: 19, 1-2. 11-18
Juzga a tu prójimo con justicia.
En aquellos días, dijo el Señor a Moisés: "Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: 'Sean santos, porque yo, el Señor, soy santo. No hurtarán. No mentirán ni engañarán a su prójimo. No jurarán en falso por mi nombre; eso sería profanar el nombre de su Dios. Yo soy el Señor. No oprimas ni explotes a tu prójimo. No retengas hasta el día siguiente el salario del que trabaja para ti. No maldigas al sordo, ni pongas tropiezos ante el ciego. Teme a tu Dios. Yo soy el Señor.
No seas injusto en la sentencia, ni por favorecer al pobre ni por respeto al poderoso. Juzga con justicia a tu prójimo. No andes calumniando a los tuyos ni des testimonio contra la vida de tu prójimo. Yo soy el Señor.
No odies a tu hermano ni en lo secreto de tu corazón. Trata de corregirlo, para que no cargues tú con su pecado.
No te vengues ni guardes rencor a los hijos de tu pueblo. Ama a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor' ".

Palabra de Dios

SALMO
Del salmo 18
Tus palabras, Señor, son espíritu y vida.
La ley del Señor es perfecta del todo
y reconforta el alma;
inmutables son las palabras del Señor
y hacen sabio al sencillo. R/.
En los mandamientos del Señor
hay rectitud y alegría para el corazón;
son luz los preceptos del Señor
para alumbrar el camino. R/.
La voluntad del Señor es santa
y para siempre estable;
los mandatos del Señor son verdaderos
y enteramente justos. R/.
Que te sean gratas las palabras de mi boca
y los anhelos de mi corazón.
Haz, Señor, que siempre te busque,
pues eres mi refugio y salvación. R/.

EVANGELIO
San Mateo: 25, 31-46
Cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron.
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Cuando venga el Hijo del hombre, rodeado de su gloria, acompañado de todos sus ángeles, se sentará en su trono de gloria. Entonces serán congregadas ante Él todas las naciones, y Él apartará a los unos de los otros, como aparta el pastor a las ovejas de los cabritos, y pondrá a las ovejas a su derecha y a los cabritos a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha: 'Vengan, benditos de mi Padre; tomen posesión del Reino preparado para ustedes desde la creación del mundo; porque estuve hambriento y me dieron de comer, sediento y me dieron de beber, era forastero y me hospedaron, estuve desnudo y me vistieron, enfermo y me visitaron, encarcelado y fueron a verme'. Los justos le contestarán entonces: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te dimos de comer, sediento y te dimos de beber? ¿Cuándo te vimos de forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos? ¿Cuándo te vimos enfermo o encarcelado y te fuimos a ver?'. Y el rey les dirá: 'Yo les aseguro que, cuando lo hicieron con el más insignificante de mis hermanos, conmigo lo hicieron'.
Entonces dirá también a los de la izquierda: 'Apártense de mí, malditos; vayan al fuego eterno, preparado para el diablo y sus ángeles; porque estuve hambriento y no me dieron de comer, sediento y no me dieron de beber, era forastero y no me hospedaron, estuve desnudo y no me vistieron, enfermo y encarcelado y no me visitaron'.
Entonces ellos le responderán: 'Señor, ¿cuándo te vimos hambriento o sediento, de forastero o desnudo, enfermo o encarcelado y no te asistimos?'. Y Él les replicará: 'Yo les aseguro que, cuando no lo hicieron con uno de aquellos más insignificantes, tampoco lo hicieron conmigo'. Entonces irán éstos al castigo eterno y los justos a la vida eterna".
Palabra del Señor

domingo, 22 de febrero de 2015

Encuentros con la Palabra por Hermann Rodríguez S.J. “Después de esto, el Espíritu llevó a Jesús al desierto”


San Ignacio de Loyola describió la experiencia más profunda de Dios que tuvo en su vida con estas palabras: "Una vez iba por su devoción a una iglesia, que estaba poco más de una milla de Manresa, que creo yo que se llama san Pablo, y el camino va junto al río; y yendo así en sus devociones, se sentó un poco con la cara hacia el río, el cual iba hondo. Y estando allí sentado se le empezaron abrir los ojos del entendimiento; y no que viese alguna visión, sino entendiendo y conociendo muchas cosas, tanto de cosas espirituales, como de cosas de la fe y de letras; y esto con una ilustración tan grande, que le parecían todas las cosas nuevas. Y no se puede declarar los particulares que entendió entonces, aunque fueron muchos, sino que recibió una grande claridad en el entendimiento; de manera que en todo el discurso de su vida, hasta pasados sesenta y dos años, reuniendo todas cuantas ayudas haya tenido de Dios, y todas cuantas cosas ha sabido, aunque las junte todas en una, no le parece haber alcanzado tanto, como de aquella vez sola" (Autobiografía 30).
El antiguo soldado desgarrado y vano, que había buscado en los honores del mundo el sentido de su vida, y que poco a poco había ido rompiendo con los moldes de una cultura que determinaba su destino, se encontró en la soledad de su camino, con una experiencia de Dios imposible de abarcar. Junto al río Cardoner que iba hondo, este incurable caminante se sentó un poco con la cara hacia el río. No es que haya visto nada especial, ni que se le haya aparecido la Virgen, como a algunos arrieros de nuestras tierras, sino que todas las cosas le parecieron nuevas. Ni siquiera él mismo es capaz de entrar en detalles, pero ciertamente este momento cambió radicalmente su rumbo. Al final de sus días, después de sesenta y dos años, podía asegurar que aún juntando todas las experiencias e iluminaciones de su vida, nunca había recibido tanto como aquella sola vez.
Todos nosotros, en algún momento de nuestra vida, después de haber buscado en vano por rincones y recodos el sentido de nuestras existencias, nos hemos sentado un poco con la cara vuelta hacia el río de la historia. Hemos dejado de buscar nuestro propio camino, para dejar que aquel que es el Camino, nos buscara. Hemos dejado de preguntar por nuestras inquietudes, para dejar que aquel que es la Verdad, nos inquietara con sus preguntas. Hemos dejado de vivir para nosotros mismos, para dejar que aquel que es la Vida, comenzara a comunicarnos una vida abundante que teníamos que regalar a los demás.
Esto es, precisamente, lo que vivió Jesús cuando se fue al desierto; detuvo un momento su camino y se dejó tocar por las preguntas que le lanzaba Dios a través de la vida de su pueblo. Fue en este contexto de silencio y soledad, donde fue descubriendo lo que su Padre le pedía. Fue allí donde sintió las pruebas y las tentaciones de volverse atrás. Fue allí donde encontró las fuerzas para salir a predicar por toda Galilea: “Ha llegado el tiempo, y el reino de Dios está cerca. Vuélvanse a Dios y acepten con fe sus buenas noticias”. ¿Estás dispuesto o dispuesta a sentarte un poco junto al camino de tu vida para dejar que las preguntas de Dios te asalten y te exijan respuestas? ¿De verdad quieres entrar un momento en la soledad y el desierto para encontrarte con Dios y con tus propias fragilidades? Eso es la Cuaresma.
Hermann Rodríguez Osorio, S.J.*
* Sacerdote jesuita, Decano académico de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Javeriana – Bogotá
Encuentros con la Palabra
RD