martes, 26 de mayo de 2020

De profundidad y fuego por José María Rodríguez Olaizola sj



Acaba de fallecer en Tokio el padre Adolfo Nicolás, jesuita, General de la Compañía de Jesús entre 2008 y 2016. Habrá en estos momentos muchos recuerdos, algunos vinculados al trabajo, a la vida compartida, a momentos y proyectos… Yo solo lo conocí de lejos, pero me quedo con dos ideas que trascendieron al poco de ser elegido. La primera la tomó Nicolás de san Alberto Hurtado. Era la propuesta de ser fuegos que encienden otros fuegos. Arder con el evangelio. Arder con la pasión de vidas enraizadas en el amor. Arder para iluminar el mundo con la luz prestada de Dios. Es bonito pensarlo así. El fuego puede ser devastador. Pero no es ese el fuego al que se refiere esta expresión. Es más bien el fuego que es luz en medio de la bruma; y calor que desentumece los miembros ateridos. Fuego que es palabra, mesa compartida, y mirada ardiente de un Dios que nos ama. Todo eso se podía intuir tras esa expresión formulada en su primera homilía como General. Su fuego de entonces se convirtió después en brasa, porque eso es la vida, arder desde donde estamos. Ahora su llama se ha apagado, pero para fundirse ya con la fuente de la vida en una resurrección que algún día nos tocará a todos.
Su segunda palabra fue la invitación a la profundidad. Hoy tal vez ya no suena demasiado novedosa, porque en esta larga década lo hemos citado hasta la extenuación. Pero cuando lo formuló no era algo de lo que se hablase. Y en contraste, nos obligaba a pensar en la superficialidad, la banalidad y la falta de hondura como peligros contemporáneos en la sociedad –y también en la Iglesia–. Hoy sigue siendo necesaria la profundidad. No comohashtag ni como eslogan, sino como forma concreta de vivir el evangelio. En la entraña de la vida.
Que esas dos enseñanzas nos sigan acompañando.


Descansa en paz.

José María Rodríguez Olaizola sj

pastoralsj

Hemos aprendido a ver la vida con otra perspectiva por Álvaro Lobo sj



Hace no mucho leí que los niños chinos suelen desarrollar más problemas de miopía que el resto de los mortales. Y no por el uso descontrolado de pantallas como imaginé en un principio, sino por permanecer en espacios cerrados durante mucho tiempo. No sé qué base científica tendría la noticia, pero en mi caso –y creo que en el de la gran mayoría– mi día a día se ha parecido bastante al de los niños mandarines durante estas últimas semanas.
Y es que pienso que una de las cosas que nos ha enseñado este virus es la necesidad de vernos con perspectiva. No solo por higiene mental o para sospechar del vecino como un posible positivo, más bien para percibir nuestra vida de un modo distinto. Recordar el pasado, agradecer el ahora y soñar el mañana. No sé, en ocasiones tengo la impresión de que nuestra mirada cortoplacista nos lleva a sacar conclusiones precipitadas, porque nos quema la impaciencia y las ganas de vivir y nos topamos con nuestros propios muros. Tener una panorámica deformada nos hace alimentar fantasmas y luchar contra gigantes olvidando las batallas que realmente merecen la pena. Quizás ahora, cuando nos pesa tanto paso del tiempo, la sensación de vacío o el echar de menos, todo hace que reajustemos el enfoque de las cosas y veamos que lo importante es simplemente vida, la de otros y la nuestra propia.
Cuántas veces nos habremos asomado a la ventana pensando qué haremos cuando acabe esta pesadilla, esperando un futuro incierto que no acaba de llegar. Puede que este tiempo de reclusión nos haya facilitado separar lo superficial de lo profundo y lo accesorio de lo imprescindible. En un mundo en el que nos pueden las prisas, conviene recordar que nuestra historia es mucho más que el ahora y que la muerte puede llegar en cualquier momento, que lo único urgente son las personas. Ojalá que cuando esta pandemia termine sigamos buscando nuevas perspectivas como quien otea el horizonte, para contemplarnos de principio a fin y descubrir que por momentos –como algunos niños chinos– no somos capaces de visualizar con nitidez nuestra propia realidad.
Álvaro Lobo sj

pastoralsj

lunes, 18 de mayo de 2020

Diario del coronavirus 67: tres claves de reconstrucción económica por Fernando Vidal

coronavirus-calle-hombre-mascarilla-economia-comercio

No se puede reconstruir integralmente sin modificar el modo de producción capitalista. Quizás nos habíamos resignado a ser hipercapitalistas. Nos habían convencido de que no podíamos cambiar el sistema. Ahora se abre una ventana histórica. Tenemos que evitar la tentación del estatalismo y fortalecernos como actores activos de la economía, formarnos más y cambiar nuestro entorno económico. El mundo necesita que cada uno de nosotros sea un constructor de Economía Sostenible.

La Nueva Normalidad

Junto con la sanación de la herida existencial y vital que nos ha causado la pandemia, está la gran cuestión de la reconstrucción. Ha quedado claro que la Nueva Normalidad no solo implica cambios de hábitos para hacer posible la prevención sanitaria. La Nueva Normalidad supone una transformación que haga posible que la gente pueda vivir con normalidad. La Nueva Normalidad es la Sana Normalidad, que implica una normalidad más sencilla, sostenible, sabia y comunitaria. Debemos ser más normales y rechazar las arrogancias de la dominación y la superficialidad.
Reconstrucción no es regresar a lo de antes. No queremos reconstruir la aceleración, el crecimiento hiperbólico, la especulación ni el vaciamiento de la cultura. La reconstrucción necesaria no consiste en ir a un tiempo pasado, sino en regenerar desde las raíces de la condición humana. Reconstruir desde el anhelo de paz, de justicia y equidad, de solidaridad, desde la vida de las familias, de la curiosidad de saber, desde la diversidad y el deseo de fraternidad universal. Reconstruyamos desde el hecho de ser una única Humanidad y un único planeta Tierra.
Reconstrucción supone depuración, sanación de las raíces enfermas que nos trajeron a esto. Necesitamos recobrar tasas de empleo y producción, pero no por el camino sin salida por el que íbamos antes, sino por un nuevo camino. Quizás haya que hacer más esfuerzo y transformarnos más en profundidad, pero al menos no nos llevará al mismo punto: crecer de tal forma que volvemos a derrumbarnos. Salir de verdad de la crisis significa tomar otra salida que no nos lleve a otra crisis mayor. El rumbo que seguíamos era el de la destrucción de la dimensión comunitaria, la desigualdad extrema, la banalización y mercantilización de toda la cultura, el supremacismo populista, la sexta extinción y la insostenibilidad medioambiental. Ya antes de la pandemia, el mundo se nos había ido de las manos. Todavía no hemos retomado el timón del mundo del todo. Estamos más en la antigua vía que en la nueva, pero esta pandemia ha sacudido nuestras conciencias y tenemos una mayor oportunidad de cambiar de historia y la historia.

La Reconstrucción es integral

La Reconstrucción es integral y ya hemos reflexionado sobre algunas de sus bases como la reconstrucción personal y la vecinal, así como otros aspectos como la Democracia de Discernimiento o el capital existencial y moral de la sociedad. Este diario ya se acerca a su final, terminaremos en el número setenta, al cumplirse las diez semanas desde que comenzamos. Luego seguiremos la reflexión, pero de otros modos. La Reconstrucción solo es posible si es integral y eso requiere una Gran Reforma, la que no supimos ni quisimos hacer en la crisis del 2008. Ahora estamos en peores condiciones porque la recesión es más profunda, los flujos internacionales están muy cerrado y la población ha sufrido -y sigue impactándole- un gran trauma de muerte. La balanza también tiene algunos aspectos positivos en el otro plato: ha habido una mayor transformación personal y colectiva de la conciencia, existen grandes reservas de capital que esperan para ser gastados e invertidos y hay una mayor defensa de las personas y familias que se quedan sin medios de vida. Posiblemente, los puntos más débiles de toda la Reconstrucción son el estamento político (tacticista, polarizado, doctrinario y poco cualificado), una Administración Pública arrogante, ineficiente y no cooperativa, y la muy debilitada sociedad civil. En la Reconstrucción económica hay varios puntos que son clave.
Una clave que no voy a desarrollar aquí es todo lo relativo a la ciencia. La carrera colectiva por encontrar una vacuna constituye el mayor proyecto científico de la historia y debe ser un ejemplo que nos ilumine. Ese proyecto ha sido montado gracias a la cooperación de redes científicas, empresas, fundaciones, universidades y Administraciones Públicas. Es importante resaltar que la sociedad civil mundial se ha visto muy dinamizada por la sociedad científica: una tupida trama de redes, asociaciones y organismos autorreguladores. Especialmente importante ha sido el espacio de ciencia libre, no determinada por el mercado de las revistas y las políticas de control gubernamental, sino autorregulada por la propia sociedad civil científica. Es uno de los pilares para la reconstrucción de la sociedad civil mundial.
El apoyo a la ciencia ha subido en todas nuestras sociedades. Sabemos que todo el capital destinado de verdad a ciencia -y no a burocracia de política que condiciona la ciencia- es inversión. Aunque cada sociedad tiene su estrategia industrial, hay que fortalecer el conjunto de la ciencia, porque va a mejorar no solo la producción de nuevos materiales de alta tecnología difíciles de imitar, sino el conjunto de la sociedad: por ejemplo, el diseño y medición de mejores programas de inserción laboral de desempleados.
Voy a señalar tres elementos clave a corto plazo: el Pacto ODS con el Empresariado, un nuevo modelo de ayuda a los desempleados y la simplificación de la Administración Pública.

1. Los empresarios son ahora los sanitarios

Una encuesta de Deloitte a 167 empresas, publicada el 17 de mayo, daba datos significativos sobre el clima empresarial. El 67% espera una contracción de su facturación y el 26% una expansión. Creen que a lo largo de 2020 no habrá recuperación y retardan la senda de crecimiento al próximo año y el 69% juzga la acción del gobierno durante la crisis del Covid-19 como mala (45%) o muy mala (24%). Más del 75% de las compañías encuestadas han realizado acciones solidarias durante la pandemia en forma de donaciones, servicios, política laboral o alivios a sus clientes.
Solo los sanitarios nos podían sacar de la pandemia y solo los empresarios nos van a sacar de la crisis económica. Habría que aplaudirlos cada día a las ocho de la tarde por cada empleo que contraten. Igual que estamos pendientes de cuánta gente muere –por miles, centenares, decenas–, debíamos seguir la cuenta de cuántas personas encuentran empleo.
Nuestros sanitarios hubieran salvado más vidas –entre otras, las suyas– si hubieran tenido más medios de autoprotección, más recursos hospitalarios y una mejor organización de la Administración. Del mismo modo, los empresarios necesitan las condiciones necesarias para crear el tipo de economía y sociedad sostenible que todos necesitamos, aquella en la que pueden crear la buena riqueza sostenible. Es imprescindible una nueva alianza con el mundo empresarial y la clave es qué tipo de corporaciones necesitamos.
Poco antes de la pandemia, el Foro Económico Mundial de Davos realizó un nuevo Manifiesto en enero de 2020 –el anterior era de 1971– que supone un giro clave en la cultura económica y empresarial. Su fundador y presidente ejecutivo, Klaus Schwab, apuesta por un capitalismo que tenga una concepción más compleja de los grupos de interés a los que tiene que servir, no solo unidireccionalmente obsesionado por “añadir valor a sus accionistas”. No se trata de un capitalismo compasivo, sino de corporaciones que tengan una idea integral de su ecosistema social. Se busca compañías que se dirijan a la sostenibilidad y el desarrollo sostenible con sus clientes y las sociedades donde operan, en toda su “cadena de valor” -desde los lugares donde sus proveedores extraen materias primas hasta el reciclaje tras el consumo por parte de sus clientes últimos. “El capitalismo de accionistas descuidó el hecho de que una empresa es un organismo social… y el cortoplacismo especulativo le llevó a estar desconectado de la economía real… Esta forma de capitalismo ya no es sostenible”, concluye Schwab.
Se debe avanzar, tal como señala Europa, en la valoración de la sostenibilidad social y medioambientalde cada corporación para elegir las compañías a las que vamos a comprar. ¿Qué calidad tiene el empleo de sus trabajadores? ¿Qué impacto medioambiental tiene? ¿Cómo contribuye a la equidad e inclusión social? ¿Cuál es su retorno social y cuál es su impacto social? Esto debe formar un índice que permita saber a qué tipo de empresa estamos apoyando con nuestra compra. No votamos solo cada cuatro años, sino que cada día votamos a través de nuestras compras, elegimos el tipo de compañías que queremos lideren la economía de nuestra sociedad. Cada empresa debe tener su valoración de impacto en los Objetivos de Desarrollo Sostenible y ese índice debe ser voluntario, objetivo, transparente y público.
El Manifesto Davos 2020 –concretado en el índice del impacto ODS de las corporaciones– es el marco en el que hacer una alianza a largo plazo entre las patronales y la sociedad, mediado por los gobiernos. Es necesario un gran Pacto ODS de Reconstrucción que dé confianza y condiciones para el desarrollo del empresariado sostenible. En ese Pacto es imprescindible que esté representada la sociedad civil, muy especialmente la economía social, las asociaciones d consumidores, la sociedad científica y las ONG de inclusión social. Los sindicatos no representan al conjunto de la sociedad civil.
También el marco económico ha cambiado y necesitamos reformar nuestra estructura económica, lo cual nos llevará como poco una década, pero hay que poner una clara dirección hacia ese lugar. La transición a la nueva economía verde es irreversible. El 6 de mayo, Credit Suisse hizo público su informe Supertrends 2020, en el que señala cuáles son los objetivos más convenientes de inversión. Las infraestructuras, logística y tecnológicas siguen manteniéndose como una apuesta segura. Junto con ellas destaca la sostenibilidad. Supertrends ve un gran potencial de inversión en energías renovables -que requerirán una reconversión de las infraestructuras y medios de transporte- y empresas de alimentos sostenibles -tanto en producción como distribución. El mundo alrededor de las ciudades sostenibles va a crear muchas oportunidades de rentabilidad, así como todo el soporte al envejecimiento. El giro del mundo hacia la sostenibilidad está suponiendo un cambio sistémico que la pandemia no ha hecho sino acelerar. Las limitaciones de movilidad y las precauciones globales en sanidad van, contra nuestra voluntad, en esa dirección.
El sábado 16 de mayo fue ejecutada la demolición de las enormes chimeneas de refrigeración de la central nuclear de Philippsburg y eso, en el contexto de la pandemia, marca una nueva época en materia de energía en Europa. Tras la catástrofe de Fukushima de 2011 se cerró y nueve años después asistimos a su derrumbe definitivo. A finales de 2022 todas las centrales alemanas habrán sido clausuradas y sustituidas por energía alternativa. La decisión de Alemania por la economía sostenible lidera la nueva revolución verde y la reindustrialización. Esto forma parte de ese Pacto de Reconstrucción. Nos marca dos cuestiones que son también claves.

2. Desempleados

El mayor sufrimiento de la crisis cae sobre los desempleados, tanto los que han perdido su empleo, como los jóvenes que no van a lograr incorporarse. El empleo lo crean sobre todo las empresas, pero en el sostenimiento y optimización de la empleabilidad de los desempleados el papel corresponde a la Administración y la sociedad civil. Un primer problema procede de las condiciones en las que se encuentran las personas desempleadas: están solas. Cuando estudiamos soledad no deseada y aislamiento, son el colectivo que más la sufre y muy especialmente afecta a los jóvenes. Es imprescindible crear un nuevo entorno comunitario y cualificador donde sus ánimos no decaigan. Para ello se pueden crear grupos de autoapoyo, mentoring y crear proyectos donde puedan aportar valor a la sociedad, y no caer en la pasivización. Gran parte del impacto viene de la quiebra de la autoestima y una progresiva depresión en la que la persona cree que pierde valor a sus propios ojos y los de los suyos.
Además, el sistema de formación y orientación de las personas en desempleo es un desastre, tal como ha dejado de manifiesto la Comisión Europea. España tiene un nivel de formación bajo y desajustado en su masa laboral. Muy especialmente destaca el alto porcentaje de jóvenes que abandonan el sistema educativo y la baja cualificación de los migrantes. En este terreno es urgente una reforma radical con cuatro vías: (a) reforzar con métodos innovadores (como Primera Experiencia Profesional, de la Fundación Boscosocial) el sistema educativo básico, en estrecha cooperación con las empresas (b) establecer grandes Bonos Sociales (proyectos de financiación pública que solo se pagan si una entidad cumple determinados objetivos prestablecidos, como que la persona encuentre empleo) centrados en el éxito de la inserción laboral, (c) articular modos de formación online compatibles con el trabajo (por ejemplo, la formación a distancia de la Fundación ECCA) y (d) crear grupos de empleo en donde unos se apoyen a otros y mejoren sus ánimos y habilidades básicas (sociales, emprendimiento, ética del trabajo, etc.). La sociedad civil y las redes vecinales tienen un gran papel que jugar en este campo.

3. Reforma de la Administración Pública: La curvatura de los plátanos

Se necesita aprovechar la crisis para acelerar la reforma de la Administración. Su lenta y aplastante burocracia ha perjudicado mucho a la respuesta a la pandemia. España ya no puede soportar más esta Administración Pública que, en general –hay algunas partes de la misma que funcionan suficientemente bien– desmotiva a sus funcionarios, es inmune a los cambios y es arrogante con los ciudadanos. Ha habido mejoras importantes, pero es urgente la reforma que hasta ahora no se ha querido hacer.
Hay varios aspectos importantes en esa reforma. Uno relativo a la cooperación con la sociedad civil y empresas, para formar híbridos organizativos que hagan mejor las tareas públicas, para avanzar en la toma de decisiones participativas, para que haya transparencia. Otro aspecto es relativo a la reforma de los Servicios Sociales, en línea con el paradigma Recovery. Un tercero es la necesidad de una descentralización mancomunada o cooperativa: que se garantice que existen proyectos de país, que hay estrategias que vinculan necesariamente a todas las regiones y no lancemos a unas autonomías a competir con otras en una dinámica que nos separa. El cuarto sería el avance hacia la cualificación de los mandos políticos: no puede ser que al frente de un organismo o departamento esté alguien que carece de la formación en esa materia. Es inasumible: lo carga de ideologismo, clientelismo y arbitrariedad. Es un insulto para los profesionales y funcionarios que llevan en esa rama del saber y la técnica toda su vida.  Solo tenemos espacio para insistir en el quinto proceso que genere las condiciones para crear empleo y ahorrar dinero: la simplificación de la Administración.
Según la Unión Europea, el coste de gestión burocrática que exigen las Administraciones supone el 4,7% del PIB en España. Centenares de procesos pueden ser simplificados o eliminados. Tenemos un marco normativo y regulador excesivamente denso, desproporcionado y complejo que provoca una excesiva carga de papeleo que reduce la productividad, la calidad del trabajo y desincentiva. El BOE publica casi un millón de páginas al año (960.000, que este año se verán sobradamente superadas) y 900 leyes. Hay normativa hasta para establecer el grado de curvatura que deben tener los plátanos. Por ejemplo, habilitar un almacén supone 15 procedimientos distintos en la Administración.
Un ejemplo claro es el mundo educativo, donde los colegios, universidades y profesores se han visto sometidos a una burocracia de la calidad que ha provocado un enorme malestar, ha ocupado gran parte del trabajo de los trabajadores, directivos e instituciones, y distorsiona el servicio porque se trabaja para satisfacer a la burocracia y no a las necesidades educativas reales. Hay varias vías para elevar la calidad yla Administración española ha escogido una vía burocrática extremada que es perniciosa.
La regulación hiperburocrática no garantiza la seguridad jurídica, no evita la corrupción ni aumenta el bien común. España es el cuarto país en el que más se roba a las arcas públicas. Cada año en España se pierden 90.000 millones de euros en corrupción. La burocracia durante la pandemia no ha hecho más eficaz ni más segura la importación de material sanitario, sino que hemos sido estafados y hemos tardado excesivamente en las adquisiciones. No aumenta la seguridad ni la calidad.
España es segundo país del mundo que más tiempo exige para trámites burocráticos, solo por detrás de Francia. Los empresarios españoles emplean cada semana el doble de tiempo en tramitaciones burocráticas que los holandeses o británicos: 4 horas y 35 minutos semanales para cada organización –pequeña o grande– y autónomo en España, frente a las 2:40 de Holanda o 2:35 de Reino Unido (Informe Hiscox 2017).
Los tres niveles municipal, autonómico y central generan tal masa burocrática que convierten los trámites administrativos en el segundo obstáculo para las organizaciones de este país –sean del Tercer Sector o empresariales–. Sin restar descentralización, es imprescindible la ventana única que unifique procedimientos. Cada día las organizaciones deben consultar distintas webs para conocer si son destinatarios de algún procedimiento. Según CEOE, si hubiera obligación de notificárselo a las organizaciones o existiera una única ventana de notificaciones electrónicas, se podrían ahorrar 1.100 millones de euros cada año.
En estos momentos en que se quiere gravar más a los grandes patrimonios, la Administración debería comenzar por dar ejemplo y ahorrar en lo inútil, reformarse a sí misma antes de obligar más a pagar a los demás. Lo único que puede llevar a esa simplificación y ahorro es que la Administración se comprometa a sacar sus ampliaciones presupuestarias de sí misma: simplificación, lucha contra el fraude fiscal y eliminación de la corrupción, que ya hemos visto que se lleva cada año decenas de miles de millones de la economía europea.
El cambio no va a venir de la propia Administración ni de los políticos, sino que es preciso que en los puntos de contacto que tenemos con la Administración –educativo, sanitario, servicios sociales, etc.– presionemos mediante organizaciones por el cambio. Solamente la presión del electorado va a lograr cambios en una Administración que no quiere transformarse a sí misma.
Hay muchos aspectos implicados en la Reconstrucción Económica, como la reforma laboral, la industrialización 5.0 o la activación de la sociedad civil y las familias como actores económicos, en el contexto de la Sociedad de los Cuidados. Habrá que desarrollarlos. En este diario, solamente destaco los anteriores aspectos porque son elementos en los que todos podemos participar como sujetos, consumidores y sociedad civil.

Fernando Vidal

Director de la Cátedra Amoris Laetitia y director del Instituto Universitario de la Familia, de la Universidad Pontificia Comillas

Vida Nueva

Hemos aprendido a distinguir valor y rendimiento por Santi María Obiglio



Pienso que es natural –y hasta un buen signo de salud– el deseo de dar fruto, de ser fecundo, de gestar cambios, transformaciones y producir resultados. Tanto más en la juventud, cuando se siente la flor de la vida y uno se encuentra recién salido del horno de largos años de estudio, aprendizaje y maduración, listo para entrar en la cancha a golear todo lo que entrenó. Digo en la juventud, pero supongo que pasa también entre los adultos y probablemente en todo ser humano: el deseo de dar vida, de dejar huella. ¿No es famoso el sueño de plantar un árbol, tener un hijo o escribir un libro?
Tal vez la cuarentena, el confinamiento, haya sido en este sentido una oportunidad para muchos. No lo fue para mí, y así lo agradezco. No lo fue en el sentido de que el aislamiento vino a sepultar todos mis proyectos –o, al menos, la mayoría de ellos–. Este había sido uno de esos años, tal vez el primero formalmente, que comenzaba planificado de enero a diciembre: grupos de vida semanales (varios), jornadas de formación, retiros, campamentos, celebraciones, convivencias educativas y todas sus reuniones de preparación previas, entre tantas otras cosas. ¡Qué buena oportunidad para ir recorriendo el planificador! Y aunque el instinto me sugiere repetir como mantra, junto a cada fecha: «hundido», yo elijo repetir «gracias». A falta de un planificador, este año tenía varios; los miro todos, los recorro, los contemplo. Me viene la curiosidad –casi morbosa– de preguntarme: ¿a ver dónde estaría hoy? Veo que preparando el retiro de docentes de mañana –en realidad: de Dios sabe cuándo–…
Sigo entretenido, la verdad es que no me aburrí esta cuarentena. El colegio sigue a distancia, lo mismo muchas actividades pastorales que van buscando su vuelta virtual. Han surgido propuestas nuevas, sobre todo en relación a la asistencia de los ancianos y los más pobres, pero no es por eso que hoy doy gracias. No son esos mis aprendizajes de este tiempo. Mi aprendizaje tiene que ver con la experiencia de sentido, incluso, a bajo rendimiento. Mi aprendizaje tiene que ver con esa experiencia: la de encontrar –y disfrutar– el sentido a pesar de que la agenda se haya caído, a pesar de no terminar el día fundido, habiendo pasado incluso unos días de menos vorágine y más calma. ¿Por qué será que nos culpa o avergüenza esto de no reventarnos y descansar, cuanto todo nos obliga a ello?
Si, como iniciaba, es saludable desear y buscar ser fecundo, tal vez no lo sea tanto depender de algunos resultados para creerse fecundo, y mucho menos, valioso. Todos colgamos a las redes las fotos de los días de muchedumbre; ¿quién sube la de la sala vacía, la del naufragio, la del partido perdido? Y aunque desde chicos nos repiten eso de que «lo importante es jugar», probablemente pocos se lo creen –cuando lo escuchan y cuando lo dicen–; que en el fondo jugamos para ganar y que nos aplauden por eso. Pero, «¿de qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su vida?». Volver a ese valor y sentido esencial de nuestra vida, aún en el bajo rendimiento, fue mi aprendizaje de este tiempo. Esta mi pérdida, esta mi ganancia.
Santi María Obiglio

pastoralsj

Iniciando el contacto con Oración Cantada 16.05.2020 | Cristóbal Fones, SJ

sábado, 16 de mayo de 2020

Diario del coronavirus 64: el respirador es el nuevo patrón de oro por Fernando Vidal

material-sanitarios-respiradores-coronavirus

Un respirador es un tercer pulmón que la humanidad pone a quien no se puede valer solo por los suyos. Simbólicamente, la pandemia Covid-19 lo ha convertido en el objeto más valioso del mundo. En las circunstancias actuales de pandemia, el desarrollo de una sociedad se está midiendo por cuántos respiradores tiene. Se decide si se deja morir a un anciano en una residencia dependiendo de los respiradores disponibles. La angustia de los respiradores llevó a que Israel diera carta blanca al MOSAD -agencia de operaciones secretas de espionaje y antiterrorismo- para conseguirlos por cualquier medio. La solidaridad se ha medido en respiradores.

El Respirador es el nuevo patrón oro

Contaba Vida Nueva el 3 de abril que la Diócesis de Albacete compró cuatro respiradores para ayudar a frenar el coronavirus en el Hospital Universitario. También compró y donó al hospital un aparato de rayos X portátil para evitar trasladar pacientes, en tan delicado estado de salud y con un virus tan contagioso. La diócesis se puso en contacto con el hospital para preguntar qué necesitaban e inmediatamente les dijeron que lo más urgente eran los respiradores. Castilla La Mancha solo tiene en toda la región 17 respiradores y está teniendo una gran mortandad de mayores. Esos cuatro respiradores aumentan un 25% los recursos. En esas circunstancias, los respiradores son más dramáticos porque se está decidiendo entre la vida y la muerte, a quien se le pone el respirador. SI hubiera habido más respiradores, más ancianos de residencias hubieran sido trasladados a hospitales. Además, monseñor Ángel Collado entregó las llaves de la Casa de Ejercicios Espirituales a las autoridades públicas. Tiene 40 habitaciones con baño y está muy cerca del Hospital Perpetuo Socorro. Eso es la más profunda expresión de bendecir al mundo.
El respirador –junto a mascarillas, máscaras, trajes de protección, etc.– se convirtió en el icono de la lucha contra el coronavirus, el desarrollo y la solidaridad. BBVA adquirió 2.813 respiradores en China para donar a hospitales de España y Latinoamérica, Amancio Ortega el 3 de abril ya había donado 1.200 respiradores, Iberdrola compró 438 respiradores, Endesa 100 respiradores, la red emprendedora EO regaló 80 a distintas ciudades españolas. No necesitamos un capitalismo compasivo, sino una economía justa y sostenible, pero la gratitud es necesaria.
Se convirtió en un signo de solidaridad entre países y territorios. El 3 de abril Alemania regaló 100 respiradores a España e Inglaterra, y el 4 de abril el gobierno de China y la plataforma Alibaba donaron 1.000 respiradores a Nueva York. El 6 de abril california donó 500 respiradores también a Nueva York. La primera semana de mayo Estados Unidos regaló 1.000 respiradores a Sudáfrica.
Las donaciones de respiradores sucedieron a gran y pequeña escala también, como la de la Iglesia de Albacete. También en Albacete, el Colegio Oficial de veterinarios quería expresar su solidaridad y juntó fondos para comprar un respirador que regaló al hospital. El Papa Francisco envió 40 respiradores a Rumanía, Siria, Palestina, España e Italia. La Fundación Charles Darwin donó 2 respiradores al hospital de las Islas Galápagos. Los hijos del astrofísico Stephen Hawking donaron su respirador al Hospital de Cambridge.

La producción cooperativa de respiradores

Un respirador –o ventilador mecánico– invasivo –que permite la intubación– es una máquina compleja y reciente. En 1907 los alemanes inventaron el Pulmotor, en 1928 Harvard creó el Pulmón de Acero, en 1955 un aviador estadounidense diseñó el respirador neumático universal Bird 7 que lo hacía pequeño e independiente de la electricidad. En 1971, finalmente, los suecos patentaron el SERVO 900 –electrónico, pequeño, silencioso y eficaz–, que ha ido evolucionando hasta la actualidad y de ahí deriva la pluralidad de modelos que existen.
Los precios de los respiradores varían. El modelo de respirador VG70 de Aeonmed costó al Gobierno de España 18.118 euros cada uno. El precio de los respiradores en el mercado fue evolucionando desde el comienzo de la pandemia, aunque cada vida humana seguía valiendo lo mismo. El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, denunció el 30 de marzo la especulación mercantilista con los respiradores. Comenzó comprándolos por 20.000 dólares y subieron a 66.000 dólares por la competencia entre estados dentro del propio país. El hipercapitalismo es extraordinariamente ineficaz para asignar recursos y precios.

Respiradores cooperativos

La producción cooperativa no lucrativa de respiradores es otra alternativa. Tras la pandemia del SARS de 2003, en 2008 se creó un modelo de respirador llamado Pandemic Ventilator y se subió a Internet en código gratuito y abierto para poder ser fabricado en cualquier lugar. Durante la pandemia Covid-19 se diseñaron distintos modelos abiertos. El 23 de marzo la empresa polaca de impresoras 3D Urbicum difundió un modelo de código abierto llamado VentiAid. El 29 de marzo el MIT comenzó a diseñar otro modelo universal gratuito.
El 11 de abril se publicó que una red de 40 científicos e ingenieros israelíes, en colaboración con las Fuerzas Armadas de Israel, crearon en 10 días un modelo de respirador llamado AmboVent (1960-108), cuya producción cuesta entre 500 y 1.000 dólares. La red de AmboVent produjeron 20 réplicas y las enviaron a redes de médicos internacionales para que fuera examinado y difundido. El 15 de abril la autoridad federal estadounidense avalaba el uso médico del modelo Coventor desarrollado por la Universidad de Minnesota y de patente abierta, cuya producción costaba solo un 4% del precio de mercado de un respirador estándar, aproximadamente 800 euros. La NASA creó en 37 días un nuevo modelo de respirador llamado VITAL (Ventilator Intervention Technology Accesible Locally). Cualquiera de todos estos modelos está disponible en Internet, es una patente libre y gratuita y puede ser producida por cualquier fábrica del mundo –lucrativa o no– sin pagar royalties. La economía cooperativa funciona mucho mejor que el hipercapitalismo.

Perdimos el valor de las cosas

El respirador nos devuelve a la realidad y la escasez. Nos habíamos hecho insensibles a un mundo económico sin medida del valor. Nos habíamos resignado a ser capitalistas, a vivir como seres irreales. Las distorsiones entre lo que cuesta algo y para lo que sirve es uno de los buenos modos de ver el realismo de muestro mundo. Necesitamos redescubrir los valores y el valor real de las cosas. Miremos algunos datos del grado de irrealidad que se había instalado como “vieja normalidad”.
Lo más caro del mundo son los materiales de alta tecnología como la antimateria o el californio-252 (usado para buscar capas profundas de petróleo). Bajando a cosas que puedas regalar a tu acompañante en el curso de un viaje en avión privado, cada gramo de painita cuesta trescientos mil dólares el gramo, es el mineral más caro, usado en joyería. El diamante puede costar 65 mil dólares el gramo. Dejando aparte los minerales de joyería y yendo a otras drogas, lo siguiente que se paga más es un gramo de LSD (tres mil dólares por gramo), crack de cocaína (600 dólares el gramo), metanfetamina (120 dólares el gramo) y la heroína (110 dólares cada gramo). A continuación, ya llegamos al cuerno de rinoceronte: 55 dólares por gramo.
Se paga por lo que nos hacen creer que una cosa significa: el valor de signo. ¿Cuánto puede costar una comida o una bebida? Depende del glamour, espectáculo, lo que los medios lo alaben. Por ejemplo, según Forbes en 2017, en Dubai, además joyas y oro por todos los pasillos, en el famoso hotel Burj Al Aran (el que parece una vela en la orilla) ofrecen un cocktail (de nombre 27.321) del que cada copa cuesta 3.380 dólares. También se puede optar por comer la Pizza Royale creada por el chef Domenico Crolla y que contiene oro comestible, caviar, venado, langosta y champagne: 4.200 dólares la pizza (tamaño familiar). Se puede acompañar de una botella de Romanée-St-Vivant, un borgoña que cuesta 15.000 euros y es considerado el vino más caro del mundo. Luego te puedes ir a dormir al hotel más caro del mundo, el llamado ‘El 13’, en Macao, cien mil euros la noche. La suite estándar son 185 metros cuadrados de estilo Luis XIII. Tienen que cobrar caro porque hacer cada suite ha costado 6,5 millones de euros. Para que nos hagamos una idea, eso son 35.135 euros por metro cuadrado y el barrio más caro de Madrid -barrio de Salamanca- cuesta 6.470 euros por metro cuadrado (precio de 2019).
A veces el metro cuadrado puede ser mucho más caro, sobre todo si es de tela pintada. 417 millones de euros se pagó en 2017 por la obra Salvator Mundi de Leonardo da Vinci, propiedad actual de Mohamed bin Salmán, príncipe heredero de Arabia Saudita. Diez años antes, sin saber que era de Leonardo, recaudó menos de diez mil en una subasta en Nueva Orleans. Sabiendo que la obra mide 45,4 x 65,6 cm, sabemos que alcanza un precio de catorce millones de euros el metro cuadrado de Salvatore Mundi. El metro cuadrado de La Mona Lisa, el cuadro más caro del mundo (teniendo en cuenta el seguro que se paga) vale más: 16,2 millones de euros el metro cuadrado (está valorada en 660 millones de euros). Es decir, con La Gioconda te podrías comprar en el barrio de Salamanca un piso que tuviera 20 veces la superficie de todo el parque del Buen Retiro.
La especulación urbanística, el absurdo mundo del lujo, la obscena ostentación del poder, la avaricia desatada y la adulación pública de todo eso, no solo ha hecho que se produzcan escándalos y contradicciones como las que relatamos, sino que ha provocado que se pierda el mismo sentido de valor. Antes había el patrón oro, luego el dólar pasó a ser el patrón. En la economía ya no hay más patrón que la voluntad de especulación. Y ese relativismo absoluto del valor de las cosas, se proyecta en la cultura y hace que desaparezca la posibilidad incluso de que existe algo que tenga un valor absoluto, incluido la vida humana.
Tenemos que recurrir a cálculos rebuscados para poder hacernos la idea de lo que valen las cosas. Por ejemplo, el buque de la ONG Open Arms tuvo un presupuesto en 2017 de un millón de euros (1.008.809) y ese año rescató a 760 inmigrantes náufragos. Haciendo un cálculo intuitivo, cuesta 1.327 euros salvar a cada náufrago. El próximo viaje a la Luna costará, según la NASA, aproximadamente veinticinco mil millones de euros, lo cual significa en la realidad haber podido salvar a 18.840 inmigrantes naufragados, que es aproximadamente el número de personas que se calcula que se han ahogado intentando cruzar el Mediterráneo desde 2010 (según la Organización Internacional para las Migraciones).

Armas, oro o respiradores

Cada respirador cuesta, aproximadamente, 20.000 dólares. Si es fabricado con códigos abiertos y economía social, 20 veces menos. Esos 20.000 dólares es una unidad de medida fundamental en estos tiempos de coronavirus. El respirador es la medida de oro de la pandemia.
Según el Informe sobre Armas Pequeñas y Ligeras realizado por el Instituto Internacional de Investigación de la Paz de Estocolmo (SIPRI), en el mundo, en 2017, había más de mil millones de armas de fuego, 857 millones de las cuales están en manos de civiles. No podemos poner un respirador a cada enfermo grave de coronavirus, pero podríamos ponerle 18.694 armas ligeras y pistolas sobre la cama.
En el año 2019 se batió el récord histórico de gasto militar en el mundo, desde que se comenzó una contabilidad fiable, en 1988. El gasto se elevó a 1,8 billones (millones de millones) de dólares. El 36% de ese gasto correspondió a Estados Unidos, el 14% a China, el 1% a España. No es fácil hacerse idea de lo que significa para el mundo ese gasto, perdemos la escala. El nuevo patrón oro nos ayuda a hacernos idea, es lo que tiene. El gasto militar mundial equivale a noventa millones de respiradores. En el mundo, a fecha de 14 de mayo, hay 45.844 pacientes infectados de Covid-19 que están en estado grave o crítico. Eso significa que cada uno tendría 1.963 respiradores con los que poder ayudarse. O, dicho de otro modo, con solo el 0,06% de lo que gastamos en armamento en el mundo el año pasado, nadie tendría que elegir quitarle el respirador a ningún paciente, aunque tenga 80 años. Ese es el valor de las cosas.
El mundo tiene que comenzar a invertir masivamente en lo que realmente produce paz, riqueza humana y sostenibilidad: la salud, la educación, las políticas sociales, la cultura. Tenemos que redescubrir el valor real de las cosas. Estábamos en una escalada absurda de consumo y es necesario que seamos capaces colectivamente de parar también esa curva.
El lingote de oro, que fue el modo de medir y comparar la riqueza, ahora ha sido sustituido por el patrón respirador. Un lingote de oro de un kilogramo cuesta 45.000 euros. El respirador vale mucho menos y salva infinitamente más vidas. La pandemia ha puesto sobre la mesa internacional el nuevo patrón oro: cuánto cuesta un respirador. Quizás así podemos comenzar a devolver el verdadero valor a las cosas y a que de nuevo haya cosas que tengan un valor absoluto e inmutable, como es la vida humana. Así se comienza a reconstruir la civilización en esta nueva Edad del Ser.

Fernando Vidal

Director de la Cátedra Amoris Laetitia y director del Instituto Universitario de la Familia, de la Universidad Pontificia Comillas

Vida Nueva

Sobreponerse por Fonfo Alonso-Lasheras, sj



No hay ser humano que no haya tenido que sobreponerse a los obstáculos que le trae la vida. Y es que el mero hecho de vivir conlleva, en no pocas ocasiones, fracaso y sufrimiento. Pero eso no puede ser nunca lo definitivo, toca apretar los puños, sobrepasarlos y seguir adelante
El deporte enseña a vivir consciente de que se fracasa en muchas cosas que se emprenden, a veces por causa de uno mismo y a veces sin saberse muy bien los porqués… Y aunque son momentos que parece que cuesta sonreír, hay que aprender a asumirlos como parte de la vida: no como una tragedia sino como elemento –y camino– de toda existencia que aspire a cierta plenitud. Porque el fracaso es parte de la limitación que conlleva el no ser dioses, y la felicidad tiene mucho que ver con saberla reconocer y aceptar sin agobio y frustración. Así uno va creciendo en humildad y en humanidad, haciéndose más capaz de aceptar también la limitación ajena y de perdonar.
Vivir con deportividad supone asumir la vida como un gran partido del que uno sólo puede salir contento si sabe que lo ha dado todo haciéndolo lo mejor posible. Porque en la vida casi todas las cosas realmente importantes están cuesta arriba, empezando por la propia felicidad. Y es ahí donde el deporte nos enseña a sobreponernos a las dificultades de perseguir aquello que uno intuye merece la pena, con la confianza de que la verdadera alegría se esconde detrás de ese compromiso sin reservas por aquello que se ama. La cuestión es que, siempre que se ama o que se toma algo en serio se padecen desasosiegos y heridas. El sufrimiento y el amor son caras de una misma moneda. 
No se trata de ir buscando sufrimiento, pues la vida ya lo trae de por sí, pero tampoco de huirlo y esconderlo por encima de todo. Es más deportivo y humano desarrollar cierta capacidad de superación ante las dificultades, que intentar vivir –y poner a los nuestros– entre algodones para evitar cualquier golpe o frustración. Así sólo se aumenta el riesgo de traumatizarse ante la realidad que llegue. La vida tiene mucho de batallas y tormentas, y conviene entrenarse para enfrentarlas porqueno es el sufrimiento lo que se opone a la felicidad, sino la apatía y la tristeza.

Fonfo Alonso-Lasheras sj
pastoralsj