jueves, 22 de septiembre de 2016

JESUITAS. CG 36. Consideraciones Previas por Orlando Torres sj



En la CG36 hay algunas novedades que reflejan la experiencia de recientes congregaciones. Por ejemplo, el reporte sobre el “Estado de la Compañía” (De Statu) estará listo antes del comienzo de la Congregación General, lo que permitirá una formulación más serena y reflexiva del mismo. De la misma manera, el trabajo previo hecho por las comisiones respecto a varios temas será considerado parte de la Congregación General. Finalmente, por primera vez seis Hermanos Coadjutores participarán como electores con derecho a elegir al nuevo General.
En relación a los tópicos a tratarse durante la Congregación, en la carta en la que el P. Nicolás convoca a la Congregación General, el P. General pidió a cada jesuita que reflexione y discierna sobre las que él considera son las tres llamadas más importantes que el Señor hace hoy a la Compañía. Considero que del análisis de estas respuestas podrían surgir importantes temas a tratarse en la Congregación General.
Creo que también tendremos que tener en cuenta la llamada que Su Santidad ha hecho a ir hacia las fronteras y periferias del mundo, problemáticas relacionadas con los inmigrantes y refugiados, el Jubileo de la Misericordia, y el Sínodo de la Familia. Es importante recordar que el decreto 4 de la CG32 respecto al servicio de la fé y promoción de la justicia fue inspirado como continuación del Sínodo de la Justicia (1971-72).
Otro tema importante que creo debería ser considerado es el cambio demográfico en la Compañía. Así como ocurre en la Iglesia Universal, el número de jesuitas jóvenes crece especialmente en Asia (47%) y Africa (20%), permanece relativamente estable en Latinoamérica (12%), y continúa disminuyendo en Europa (12%) y Estados Únidos (9%). Esto significa que el 79% de los jesuitas jóvenes se encuentran en el sur (Asia, África y Latinoamérica), mientras que sólo el 21% se encuentran en Europa y Estados Únidos. La Compañía del futuro -y con esto me refiero a los próximos diez años- mostrará un rostro bien diferente. Tomando en cuenta que muchos de los puestos claves en varias instituciones como la Universidad Gregoriana han sido ocupados por jesuitas europeos o norteamericanos, deberemos reflexionar acerca de las consecuencias que traerá este cambio demográfico en la Compañía, de manera que aquel no nos encuentre poco preparados.
Fragmento de una entrevista hecha al P. Orlando Torres publicada en la última edición de “Universidad Gregoriana”

CG 36

Iniciando el contacto con Te alabo en Verdad Cristobal Fones SJ



Aún en la tormenta
aún cuando arrecia el mar,
te alabo, 
te alabo en verdad. 

Aún lejos de los míos
aún en mi soledad 
te alabo, 
te alabo en verdad. 

Pues sólo a ti te tengo,
pues tu eres mi heredad, 
te alabo, 
te alabo en verdad (bis)

Aún sin muchas palabras
aunque no sea la paz,
te alabo,
te alabo en verdad

Pues sólo a ti te tengo,
pues tu eres mi heredad, 
te alabo, 
te alabo en verdad (bis)

miércoles, 21 de septiembre de 2016

JESUITAS: ¿Qué es una Congregación General?

¿Qué es una Congregación General?

En los 476 desde su fundación la Compañía de Jesús sólo ha convocado 35 congregaciones generales. La Congregación General 36 se reunirá en Roma a partir del 2 de Octubre de 2016. Se convoca una congregación general siempre que muere o renuncia el Superior General de la Compañía de Jesús para elegir a su sucesor, o cuando el General decide que hay que actuar en asuntos importantes que no puede o no quiere decidir por sí sólo.




El actual Superior General de la Compañía de Jesús, el español  Padre Adolfo Nicolás, SJ,  anunció en Diciembre de 2014 su intención de renunciar. El P. Nicolás fue elegido sucesor del P. Peter-Hans Kolvenbach, SJ en 2008. Algunas congregaciones duraron meses, pero una, la CG 31 (1965-66), se reunió durante varios meses, se interrumpió durante más de un año, y se retomó por otros dos meses más.
Mientras se está celebrando la Congregación General (CG) es el órgano supremo de gobierno de la Compañía de Jesús, por encima incluso, del propio Superior General.
La primera CG se celebró en 1558. Se tuvo que esperar dos años tras la muerte de San Ignacio por la guerra entre el Rey de España Felipe II y el papa Pablo IV. En ella fue elegido Superior General el P. Diego Laynez SJ
El Papa Francisco asistió a dos congregaciones generales – CG 32 (1974-75) y CG 33 (1983).
Además de elegir un nuevo superior general, los delegados de la CG 36 tratarán los postulata o peticiones/solicitudes enviadas por las congregaciones provinciales. No todos los postulados son aceptados por la congregación general. El número de postulados enviados a una congregación general, normalmente, no pasa de algunos centenares, aunque unos 2.000 inundaron la CG 36 (1965-1966) porque el Vaticano II desató la imaginación de la Compañía. En la CG 34 (1974-75) el “servicio de la fe y la promoción de la justicia” quedó establecido como la característica específica y principal para todos los trabajos de los jesuitas.

Remando Mar Adentro


El logotipo para la CG 36 se inspiró en el mensaje del Papa Francisco a los Jesuitas con motivo del 200 aniversario de la restauración de la Compañía de Jesús. El 27 de Septiembre, en la Iglesia del Gesù de Roma, el papa animó a los jesuitas a discernir en tiempos difíciles; a ser receptivos y obedientes a la voluntad de Dios y a remar con él al servicio de la Iglesia siguiendo la llamada de Jesús a sus discípulos: “remar mar adentro”.
El IHS del logo representa la barca de la Compañía en la Iglesia, y las olas simbolizan el mar en donde se invita a los jesuitas a adentrarse y remar hacia las fronteras. La cruz representa la vela donde sopla el Espíritu, ayudando a la Compañía que rema. La llama encima de la cruz alude al “fuego que enciende otros fuegos” del Decreto 2 de la Congregación General 35 Redescubrir nuestro carisma.
Fuentes: Central and Southern Province, Fr. John Padberg, SJ, Midwest Jesuits, Wikipedia. 

jueves, 8 de septiembre de 2016

EL SUBJECTO DE LOS EJERCICIOS ESPIRITUALES por Tony Mifsud sj



A veces, uno se pregunta: ¿Por qué no nos cambian los Ejercicios Espirituales? Y la verdad es que no encontramos una respuesta adecuada. Pero la verdadera pregunta es si quiero y si creo que pueden producir cambios en mí los Ejercicios

Lo que verdaderamente impide sacar frutos de los Ejercicios es la falta de ciertos requisitos sin los cuales no se puede hacer nada. algunos de estos requisitos dicen relación con la vida espiritual (como, por ejemplo, la falta de disponibilidad), mientras que otros con el estilo de vida cotidiana (así como la carencia de entusiasmo, la no vivencia según el estilo ignaciano, la ausencia de vinculación con el mundo de los pobres y empobrecidos)

El modo de vida no es sólo el resultado de una experiencia espiritual, sino que es mucho más: la misma condición de posibilidad de esa experiencia, un determinante decisivo de carácter de la misma. En otras palabras, el estilo de vida que alguien vive condiciona radicalmente la posibilidad de una vivencia espiritual. Una determinada manera de vivir puede llegar a hacer imposible la experiencia de Dios, mientras que otro género de vida distinto puede ponernos en la pista de acceso a la experiencia de Dios.

* El subjecto de los Ejercicios es alguien que ya ha tomado la decisión de situar su vida en la dinámica de de la búsqueda y el cumplimiento de la voluntad de Dios (EE 5).

* La persona que quiera encontrarse con Dios  ha de ser también una persona humilde, capaz de reconocer que se adentra en un terreno donde, con sus solas fuerzas, nada es posible y todo es concedido.

* Supuesto que Dios se manifiesta y comunica muchas veces a través de mediaciones humanas, que no son siempre las inicialmente previstas o esperadas, sino en muchas ocasiones muy sorprendentes, es necesario que la persona que quiere encontrase con Dios sea abierta al otro como mediación de Dios.

* Nunca ha sido fácil la experiencia de encuentro con Dios. Ya en el Antiguo Testamento se nos describía como lucha agotadora (cf. la lucha de Jacob en Gén 32, 23-33). Es una experiencia combatida desde dentro y desde fuera. Por ello, la persona que se arriesga a ella ha de ser alguien con capacidad de resistencia (EE13), de dominio sobre si mismo (EE16), de austeridad y distaciamiento afectivos (EE20).

* Ignacio también pide que sea una persona comprometida con su vida, con el presente de su vida y sus circunstancias concretas, porque simtodo le da igual o simplemente no le importa nada, entonces no entra en la dinámica de la búsqueda para hallar la voluntad de Dios.

* Todo ello constituye y caracteriza una persona libre (EE 2 y 20) o, por lo menos, una persona dispuesta a ser libre.

Así, pues, hay una estructura antropológica posibilitante de la experiencia de Ejercicios, de la experiencia de sentir a Dios en la propia vida y en la propia historia. La espiritualidad ignaciana postula, como condición de posibilidad para realizarse, personas que son sujetos de opción personal, humildes, abiertas al otro, capaces de resistencia y lucha, arraigadas en la historia, unificadas interiormente, libres.

¿Es esto el comienzo o el fin de los Ejercicios? Las dos cosas, ya que en alguna medida debe darse todo esto al comienzo, o, al menos, sin carencias sustanciales

Tony Mifsud sj
Encontrame frente al otro: camino ignaciano 


martes, 6 de septiembre de 2016

Adolfo Nicolás, sj.: “Era un imposible pensar que uno de los nuestros fuese elegido Papa”


Antonio Spadaro entrevista al general de los jesuitas a un mes de su renuncia


Sobre el futuro de la Compañía: "Necesitamos audacia, fantasía y valentía"


"Para los jesuitas era un imposible pensar que uno de los nuestros fuese elegido papa, sólo doscientos años tras la supresión y veinticinco después de una intervención papal en el gobierno de la Compañía". Las más prestigiosas revistas jesuitas europeas publican este mes de septiembre la entrevista que el jesuita Antonio Spadaro, director de La Civiltà Cattolica, ha hecho al Padre General de la Compañía de Jesús, Adolfo Nicolás Pachón, quien renunciará a su cargo el próximo mes.
En España, la encargada de su publicación ha sido la centenaria Razón y Fe. Puedes descargártela aquí. Para él "habiendo ya sucedido lo improbable, la elección de un Superior General bajo el pontificado del Papa Francisco, jesuita él mismo y por tanto buen conocedor de la Compañía, adquiere un significado especial".
Nicolás espera de la Congregación General, además de que elija un "buen Superior General", que el Papa se dirija a los participantes y les presente "sus sentimientos y preocupaciones", y que su fruto sea "una mejor vida religiosa en el espíritu del Evangelio y una renovada capacidad de imaginación (...) Necesitamos audacia, fantasía y valentía".
Y es que para este palentino de 80 años, que lleva en el cargo desde 2008, la Iglesia necesita "un lenguaje nuevo que use la sabiduría de los sabios, o la sabiduría del pueblo, para hablar una lengua que el mundo sea capaz de entender". Porque su visión del mundo es contracultural: "Tenemos ya que comenzar a concebir la humanidad como una unidad y no como un conjunto de países separados uno de otros por sus tradiciones, sus culturas y sus prejuicios. Es necesario pensar en una humanidad que necesita a Dios, que necesita una profundidad que sólo puede venir de la unión de todos".
Cree también que a la Iglesia le falta formación: "A la formación de los sacerdotes le falta algo. En primer lugar le falta una lectura más exigente del Nuevo Testamento. Para que el magisterio del Papa sea una realidad viva, hace falta hacer de la formación del clero ‘una formación para el discernimiento'".


El P. General responde con una serenidad interior que sabe mirar al pasado y al futuro sin sombras. Considera que "la vida religiosa va bien" y "se ha creado también una nueva esperanza en torno al Papa Francisco, que nos conoce muy bien y conoce el lugar que ocupa y la misión que tiene la vida religiosa en la Iglesia".
En 2013, durante otra entrevista concedida al mismo Spadaro, el Papa Francisco afirmó que los jesuitas debían ser personas "de pensamiento incompleto, de pensamiento abierto". Para el P. General eso significa que "tenemos mucho que aprender del silencio, de la humildad, de la sencilla discreción. El jesuita, como dije una vez en África, debe oler a tres cosas: a oveja, esto es, a lo que vive su gente, su comunidad; a biblioteca, es decir, a reflexión en profundidad; y a futuro, es decir a una apertura radical a la sorpresa de Dios. Creo que estas cosas pueden hacer del jesuita un hombre de pensamiento abierto".
Considera el P. General que los problemas de la Compañía de Jesús, "son los problemas de la humanidad, es decir la pobreza, el paro, la falta de sentido, la violencia, la ausencia de alegría". Y la pregunta es por tanto ¿cómo afrontar estos problemas? Para Nicolás Pachón "aquí entra el factor religioso, que lleva consigo poner al ‘otro' en primer lugar, con ese tipo de desasimiento que permite ir allá donde perdemos nuestra habitual seguridad".


RD

domingo, 4 de septiembre de 2016

Aporte ecológico a la homilía por Alejandro Londoño Posada sj





Durante esta semana se tiene en todo el país la llamada Semana por la Paz, que
durante más de 20 años se viene celebrando entre nosotros. Y en este año cobra un
sentido especial por el cierre de negociaciones con la FARC en la Habana.



La última frase del evangelio de hoy es un reto bien fuerte, no sea que como “el
hombre que comenzó a construir y no fue capaz de concluir”. Porque el reto es
múltiple hoy en día. La construcción de la paz en el país, que implica no sólo el dejar
las armas de estas personas que tanto mal hicieron al país, en competencia con los
grupos paramilitares.



Se trata de construir la Justicia Social, la paz en las familias y de un modo muy
especial la Paz con la Naturaleza, a la cual no sólo esos grupos causaron desastres,
sino también en primer lugar los poderosos, pero también nosotros.



Los poderosos, porque como nos dice la encíclica LAUDATO SI, Alabado sea, Señor, el
problema es con “la arbitrariedad del más fuerte ha propiciado inmensas
desigualdades, injusticias, violencia para la mayoría de la humanidad, porque los
recursos pasan a ser del primero que llega o del que tiene más poder, el ganador se
lleva todo” (n. 82).



Estas personas edifican en roca, en poder, para ellos, pero a los demás los dejan en
la arena, como sucede con las personas que tienen sus casitas al borde de los ríos y
sufren por sus crecientes.



Pero el reto también es para todos nosotros, que tenemos el peligro de contaminar
las aguas y el aire, de consumir productos que sólo sirven para sacar la plata de
nuestro país y no para dar trabajo a tanta gente desempleada. Si fuéramos a hacer
una enumeración de estos productos tendríamos que comenzar con las botellas de
agua que nos ofrece una empresa transnacional.



El reto de construir esta paz se puede cimentar en esta frase de la primera lectura:
“Tú, que por tu sabiduría, formaste al hombre para que dominara las creaturas salidas
de tus manos, para que gobernara al mundo con santidad y justicia …” (Sabiduría 9,
2)



Alejandro Londoño Posada sj
Jesuitas de Colombia