martes, 30 de septiembre de 2008

El Evangelio de hoy


Lucas 9. 51-56.

Cuando ya se acercaba el tiempo en que Jesús había de subir al cielo, emprendió con valor su viaje a Jerusalén. Envió por delante mensajeros, que fueron a una aldea de Samaria para conseguirle alojamiento; pero los samaritanos no quisieron recibirlo, porque se daban cuenta de que se dirigía a Jerusalén. Cuando sus discípulos Santiago y Juan vieron esto, le dijeron:
—Señor, ¿quieres que ordenemos que baje fuego del cielo, y que acabe con ellos?
Pero Jesús se volvió y los reprendió. Luego se fueron a otra aldea.



Recuerdo los momentos en que he querido castigar a otros. ...


Especialmente cuando me ha parecido justo el castigo. ...


¿qué habría dicho Jesús en esos momentos? ...


¿qué me faltó en esos momentos? ...



Converso con Jesús y le presento mis momentos de mayor debilidad ...

de mayor falta de amor