martes, 9 de septiembre de 2008


RD/Europa Press).-Miles de personas acogerán al Papa Benedicto XVI durante su próxima visita apostólica a Francia, que tendrá lugar entre los próximos 12 y 15 de septiembre y constituirá su décimo viaje fuera de Italia y el séptimo a un país europeo si se incluye su visita a Turquía en noviembre de 2006.

El viaje se dividirá en dos etapas. La primera se desarrollará en París, donde el Pontífice se reunirá con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro, François Fillon; mientras que la segunda tendrá lugar en Lourdes, donde el Papa realizará su peregrinación personal con ocasión del 150 aniversario de las apariciones de la Virgen.

En realidad, Lourdes es el "motivo principal" del viaje, aunque, "como es lógico" el Papa ha querido aprovechar la circunstancia para visitar la capital francesa y corresponder a la invitación oficial presentada por el presidente Sarkozy, según explicó el director de la sala de prensa del Vaticano, Federico Lombardi.

El Romano Pontífice, que como es habitual responderá a las preguntas de los periodistas a bordo del avión papal, aterrizará hacia las 11.10 horas de este viernes en el aeropuerto parisino de Orly, donde será recibido por Sarkozy, que seguramente acudirá con su mujer, Carla Bruni, y el primer ministro Fillon.

Una vez en París, Sarkozy y el Papa mantendrán un encuentro privado en el Elíseo, tras el que se dirigirán al Salón de las Fiestas para pronunciar sus discursos.

Lombardi explicó que el Papa podría aprovechar esta ocasión para abordar el tema de las relaciones entre la Iglesia y el Estado y la laicidad, cuestión que, meses atrás, centró el discurso pronunciado por Sarkozy en la Basílica de San Juan de Letrán, durante su visita a Italia y al Vaticano.

Después de comer, Benedicto XVI mantendrá un breve encuentro con algunos representantes de la comunidad judía de París en la sede de la nunciatura apostólica y después se trasladará al Collège des Bernardins, importante centro cultural que precisamente será inaugurado con la visita del Papa.

DISCURSO A LOS INTELECTUALES.

Al evento han sido invitados representantes de la comunidad musulmana de París, de la UNESCO y de la Unión Europea, además de numerosos intelectuales y personalidades del mundo de la cultura, ante los que el Papa pronunciará un discurso especial que ha "preparado personalmente y con mucho esmero", según atestiguó Lombardi.

Una vez finalizado, el Romano Pontífice se dirigirá a la catedral de Notre Dame, donde mantendrá un encuentro con los sacerdotes, religiosos y seminaristas franceses, no sin antes reunirse con representantes de otras confesiones cristianas.

MISA MULTITUDINARIA EN PARÍS

A la salida, dirigirá un breve mensaje a los jóvenes, que a la mañana siguiente, acudirán a la explanada de los Inválidos para asistir a la Misa papal, evento que, según las previsiones, congregará entre 150.000 y 200.000 personas.

Además de esta misa multitudinaria, antes de abandonar París, el Papa visitará el Institut de France para recibir el homenaje de una de sus academias, la de Ciencias Morales y Políticas, de la que forma parte desde sus años de cardenal.

PEREGRINACIÓN A LOURDES

Después de comer, Benedicto XVI partirá rumbo a Lourdes, donde iniciará su peregrinación esa misma tarde al visitar la iglesia en que fue bautizada la santa vidente Bernadette, la pequeña y pobre habitación en la que vivía junto a su familia y la gruta donde se le apareció la Virgen.Por la noche, seguirá la habitual procesión de las antorchas, tras la que pronunciará un discurso de "carácter meditativo", según explicó el director de la sala de prensa del Vaticano.A la mañana siguiente, domingo, el Papa presidirá la misa multitudinaria, en la que participarán peregrinos tanto de Francia como de otros países, entre ellos, España, dada su cercanía territorial.
Por la tarde, se reunirá con los obispos franceses a quienes hablará de la situación actual de la Iglesia gala y abordará temas como la necesidad de vocaciones o la nueva evangelización en la sociedad europea actual.

Después de reunirse con los obispos, participará en la procesión eucarística y, al igual que en la procesión de las antorchas, dirigirá a los fieles presentes un discurso de carácter espiritual.

DEDICARÁ UNA MISA A LOS ENFERMOS

El Papa dedicará su último día en Lourdes a los enfermos, a quienes dedicará la misa del lunes 15 de septiembre, el mismo día en que la Iglesia celebra la fiesta de la Virgen de los Dolores. A mitad de la misa, justo después de pronunciar la homilía, administrará la unción de los enfermos a una decena de ellos.

La misa tendrá lugar ante la Basílica de Notre Dame du Rosaire de Lourdes, después de la visita al oratorio de l'Hôpital, donde santa Bernadette recibió la primera comunión.

Finalmente, el Papa partirá del aeropuerto de Tarbes-Lourdes-Pyrénées hacia las 13.00 horas, donde será acogido por Fillon, que acudirá al aeródromo en representación del Estado francés.

Religión Digital