lunes, 8 de septiembre de 2008

El Evangelio de hoy


Mateo 1. 16. 18-23.

Jacob fue padre de José, el marido de María, y ella fue madre de Jesús, al que llamamos el Mesías.
El origen de Jesucristo fue este: María, su madre, estaba comprometida para casarse con José; pero antes que vivieran juntos, se encontró encinta por el poder del Espíritu Santo. José, su marido, que era un hombre justo y no quería denunciar públicamente a María, decidió separarse de ella en secreto. Ya había pensado hacerlo así, cuando un ángel del Señor se le apareció en sueños y le dijo: “José, descendiente de David, no tengas miedo de tomar a María por esposa, porque su hijo lo ha concebido por el poder del Espíritu Santo. María tendrá un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Se llamará así porque salvará a su pueblo de sus pecados.”
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta:“La virgen quedará encinta y tendrá un hijo, al que pondrán por nombre Emanuel”




Hoy rezo con María, nuestra señora, la madre de Jesús, el Mesías … l


a contemplo …


recuerdo lo que sé de su vida …


de su forma de ser …



¿qué es lo que más admiro de ella? …


¿cómo imitarla en lo cotidiano de mi vida? …


¿qué puedo hacer yo para parecerme un poquito más a María? …


le pido ayuda hoy para imitándola seguir más fielmente a su Hijo