miércoles, 3 de junio de 2009

Papa dice que trabajo y vacaciones no deben quitar tiempo para Dios

RD/Efe).-El papa Benedicto XVI dijo hoy que ni el fuerte ritmo de trabajo ni el tiempo de vacaciones deben impedir a los hombres dedicar momentos de la vida a Dios y pidió a los fieles que no olviden la misa dominical, "que convierte la vida en verdadera vida". Así lo manifestó el Papa ante unas 20.000 personas que asistieron en la plaza de San Pedro del Vaticano a la audiencia pública de los miércoles, cuya catequesis dedicó a la figura del monje medieval alemán Rabano Mauro, conocido como el "Preceptor de Alemania", muy preocupado por las celebraciones litúrgicas y la disciplina del clero.


El Obispo de Roma manifestó que el pensamiento de Mauro en los referente a las celebraciones litúrgicas sigue teniendo validez y el hombre debe reservar parte de su tiempo a Dios, ya que quien no dedica un tiempo de su vida al Señor se priva de su luz y permite que su pensamiento sea atropellado por el tumulto del mundo.


"Durante el tiempo de trabajo, con su fuerte ritmo, y en el tiempo de vacaciones debemos reservar momentos de nuestra vida para Dios, abrir nuestra vida a Dios con una plegaria, una meditación, un pequeño pensamiento diario y no olvidar que el domingo es el Día del Señor, el día de la liturgia", afirmó el Papa.


Benedicto XVI agregó que la belleza de las iglesias, la música sacra y la Palabra de Dios entran en nuestras vidas "y así nuestra vida se convierte en verdadera vida".


El Papa, recordando el pensamiento de Mauro, subrayó asimismo una frase del fraile en la que éste afirmaba que para ejercer la responsabilidad pastoral había que ser discreto, "ya que la discreción es la madre de todas las virtudes".


Concluida la audiencia y como es habitual, el Papa saludó en diferentes idiomas, entre ellos español, en el que invitó a los fieles de España, México, Ecuador, El Salvador y otros países latinoamericanos presentes a que "las preocupaciones de este mundo nunca os aparten del amor de Dios".