sábado, 27 de junio de 2009

Jesuita argentino coordina traslado de la "Specola Vaticana"

Después de 70 años al interno del Palacio Pontificio, la Oficina Central del Observatorio Astronómico Vaticano se ha trasladado a un lugar en los Jardines Pontificios de Castelgandolfo.


La causa del traslado es la necesidad de ampliar el espacio del Observatorio. Hasta hace unas semanas las dependencias del Observatorio se encontraban en el último piso del Palacio Pontificio, en Castelgandolfo, la residencia veraniega de los Papas a 25 kms de Roma. La biblioteca astronómica, con cerca de 22.000 volúmenes, estaba repartida en dos pisos, mientras que la importante colección de meteoritos, el laboratorio, las observaciones fotográficas entre los años 1895 y 1990, y las aulas para los cursos de verano organizados por el Observatorio, estaban situados en el piso bajo. Las estancias personales de los jesuitas se encontraban entre el segundo y el último piso.


Con la perspectiva de media docena de jóvenes jesuitas que entrarán a formar parte del equipo en los próximos cinco nueva sede nos permitirá afrontar las necesidades de espacio y orden. "El traslado de las colecciones y la biblioteca ha sido un arduo trabajo - dice el P. José Funes, jesuita argentino que actualmente es el Director del Observatorio - ; (la oficina se trasladó) para el reconstruido monasterio levantado por los monjes Basilianos, en uno de los jardines más bellos de Italia".


El Observatorio Vaticano comenzó sus actividades en tiempos de la Reforma del Calendario por parte de Gregorio XIII en 1853. En 1891 León XIII lo reorganizó con el objeto "de que todos puedan darse cuenta que la Iglesia y sus Pastores no se oponen a la verdadera y sólida ciencia, humana o divina, sino que por el contrario la abrazan, la estimulan y la promueven con el mayor empeño posible".


CPAL