jueves, 25 de junio de 2009

El Evangelio de hoy


Mateo 7,21-29.
No bastará con decirme: ¡Señor!, ¡Señor!, para entrar en el Reino de los Cielos; más bien entrará el que hace la voluntad de mi Padre del Cielo.
Aquel día muchos me dirán: ¡Señor, Señor! Hemos hablado en tu nombre, y en tu nombre hemos expulsado demonios y realizado muchos milagros.
Entonces yo les diré claramente: Nunca les conocí. ¡Aléjense de mí, ustedes que hacen el mal!
Si uno escucha estas palabras mías y las pone en práctica, dirán de él: aquí tienen al hombre sabio y prudente, que edificó su casa sobre roca.
Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se arrojaron contra aquella casa, pero la casa no se derrumbó, porque tenía los cimientos sobre roca.

Pero dirán del que oye estas palabras mías, y no las pone en práctica: aquí tienen a un tonto que construyó su casa sobre arena.
Cayó la lluvia, se desbordaron los ríos, soplaron los vientos y se arrojaron contra esa casa: la casa se derrumbó y todo fue un gran desastre.
Cuando Jesús terminó este discurso, la gente estaba admirada de cómo enseñaba, porque lo hacía con autoridad y no como sus maestros de la Ley.


Medito sobre esta lectura ...
¿Cómo está construida mi vida? ...
¿Cuál es el fundamento de mi vida? …
¿Cómo se refleja esto en mis acciones? ...
¿Cuáles son las obras que son roca sólida en que reflejo hacer la voluntad del Padre? ...
¿Podrá mi vida estar construida sobre la arena de solo rezar y leer y estudiar sin poner mi fe en obras de bien? ...
¿Cómo puedo hoy solidificar los cimientos de mi vida?