lunes, 22 de junio de 2009

ENCONTRADAS maletas llenas de cartas, con la correspondencia entre Juan Pablo II y su amiga psiquiatra

RD/Efe).-El cardenal Stanislaw Dziwisz, que fue secretario de Juan Pablo II durante casi 40 años, criticó hoy la publicación de las cartas entre el Papa polaco y su amiga Wanda Poltwaska, y aseguró que la relación entre ambos no era especial, ya que había mucha gente con la que Wojtyla también se carteaba.


"Otros también tienen una rica correspondencia (con el pontífice), pero han preferido no publicar cartas personales", señaló Dziwisz, quien ha lamentado repetidamente la decisión de Poltwaska de sacar a la luz las epístolas recibidas durante medio siglo.


El cardenal también cuestionó al diario "Gazeta Wyborcza", que ha decidido publicar por capítulos esta historia, aireando la "excepcional confianza" entre Juan Pablo II y su amiga, que incluso podría haber influenciado decisivamente en muchas de las decisiones que Karol Wojtyla tomó a lo largo de su vida, según el rotativo.


En su opinión, esas cartas podrían demorar el proceso de beatificación del Papa (Wadowice, Polonia; 1920 - Ciudad del Vaticano; 2005).


"El Santo Padre estaba abierto a cada persona y todos lo respetaron mucho. Especialmente era sensible a las personas que sufrían", señaló Dziwisz.


Poltwaska se ha defendido de las críticas y ha asegurado que ella no se ha apropiado de los "derechos" sobre el Papa, sino que simplemente ha publicado con sinceridad sus confesiones y las respuestas del Pontífice.


La mujer, a quien Juan Pablo II llamaba cariñosamente "hermana", conoció al joven Wojtyla en Cracovia a finales de los años 50.


El entonces recién ordenado sacerdote pronto se convirtió en su guía espiritual y su amigo. Gracias a él Wanda superó el trauma creado por su internamiento en un campo de concentración durante la Segunda Guerra Mundial.


El lazo entre ambos fue creciendo con el tiempo, tal y como atestiguan las numerosas cartas, y mantuvieron el contacto a lo largo de su vida, algo que nunca escondieron y que incluyó visitas de Poltwaska y su marido al Vaticano y a la residencia papal en Castel Gandolfo.


Poltwaska, que se define como devota católica, ha participado activamente en la vida de la Iglesia y en diferentes movimientos pro-vida en Polonia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

EL PERFIL HUMANO DEL PAPA AHONDA EL MISTERIO DE SU VOCACION.
Por eso decía en un Comentario anterior, que nadie es SANTO a costa de la propia humanidad, sino gracias a ella.
Los excepcionales cuidados espirituales del Papa, pueden ser confundidos con otro tipo de amor, sólo por quienes aman unicamente de ese modo, tan como a JESUS le inventan amores con Magdalena, cosa que seria tan extemporánea con el relato Evangélico, como decir que existen ritos reservados, propios de las leyendas de la Edad Media, y de los buscadores de sensacionalismo esotérico.
Tenemos una idea harto restringia de la Santidad, puros "no", pero hay que ver el Bien que positivamente se hace, como evitar a los compañeros judios un Holocausto III, o Tercera Guerra.
Recuerdo que fue este Papa Polaco, el que, junto con Gorbachov, EVITARON la conflagración nuclear definitiva.
Cosas aún mayores verán de La Católica Iglesia, "canivalitos".

Anónimo dijo...

Realmente es una vergüenza que no se conformen con ensuciar a la Santa Iglesia sino ahora, al Santo Papa Juan Pablo II, auque no es de extrañar, si ensuciaron y siguen haciendolo con Nuestro Señor Jesús, que se puede esperar. Me extraña que El Papa Benedicto XVI no se ponga firme con todo eso y haya Beatificado a Juan Pablo II, pues el lo conoció muy bien. No parece estar guiado por el Espíritu Santo.
Pero Dios hará lo que ellos no hacen y cuando tengan que presentarse delante de Él deberán rendir cuentas de sus actos. Porque Juan Pablo II ya es Santo.