jueves, 4 de junio de 2009

El Evangelio de hoy



Cuando llegó la hora, Jesús y los apóstoles se sentaron a la mesa. Jesús les dijo:
—¡Cuánto he querido celebrar con ustedes esta cena de Pascua antes de mi muerte! Porque les digo que no la celebraré de nuevo hasta que se cumpla en el reino de Dios.
Entonces tomó en sus manos una copa y, habiendo dado gracias a Dios, dijo:
—Tomen esto y repártanlo entre ustedes; porque les digo que no volveré a beber del producto de la vid, hasta que venga el reino de Dios.
Después tomó el pan en sus manos y, habiendo dado gracias a Dios, lo partió y se lo dio a ellos, diciendo:
—Esto es mi cuerpo, entregado a muerte en favor de ustedes. Hagan esto en memoria de mí.
Lo mismo hizo con la copa después de la cena, diciendo:
—Esta copa es la nueva alianza confirmada con mi sangre, la cual es derramada en favor de ustedes.


Contemplo la escena …

Jesús ofreciendo su cuerpo y su sangre a favor nuestro.


Recuerdo las eucaristías en que he participado …


Jesús me llama a ser uno con El …

a sentarme a la mesa con El.


Me llama a una unión íntima …

¿qué siento? …

¿qué le digo hoy a Jesús que quiere unirse a mi?