lunes, 22 de junio de 2009

El Evangelio de hoy


Mateo 7. 1-5

“No juzguen a otros, para que Dios no los juzgue a ustedes. Pues Dios los juzgará a ustedes de la misma manera que ustedes juzguen a otros; y con la misma medida con que ustedes den a otros, Dios les dará a ustedes. ¿Por qué te pones a mirar la astilla que tiene tu hermano en el ojo, y no te fijas en el tronco que tú tienes en el tuyo? Y si tú tienes un tronco en tu propio ojo, ¿cómo puedes decirle a tu hermano: ‘Déjame sacarte la astilla que tienes en el ojo’? ¡Hipócrita!, saca primero el tronco de tu propio ojo, y así podrás ver bien para sacar la astilla que tiene tu hermano en el suyo.


Medito sobre esta enseñanza de Jesús. ...
¿Me ha pasado? ...
¿con quien? …
Los recuerdo ...
Recuerdo los motivos por los que juzgué a esas personas …
Pido perdón ...
¿Qué puedo hacer para evitar caer nuevamente? …
Pienso en las personas que me parecen que actúan mal …
¿Podré yo ser juzgado por lo mismo? …
Converso el tema con el Señor ...
El que conoce todo, y que siempre está conmigo ...
y también con ellos.