martes, 23 de junio de 2009

Los franciscanos se lanzan a reevangelizar la Europa secularizada


RD/Agencias
Martes, 23 de junio 2009

Los franciscanos aseguran que anunciarán de nuevo el Evangelio en una Europa cada vez más secularizada, reforzarán su presencia en la Amazonía, seguirán en los lugares de violencia y pobreza extrema y serán "puentes" entre culturas y religiones "para ser mensajeros de paz y reconciliación". Así lo aseguró el ministro general de la Orden de los Frailes Menores (OFM), el español José Rodríguez Carballo, tras concluir en Asís (centro de Italia) el 187 Capítulo General de la orden franciscana.
Rodríguez Carballo, que ha sido reelegido superior de los franciscanos, dijo en la sede romana de la Curia de la OFM que la orden seguirá llevando el mensaje "entre la gente y a la gente" y, para ello, es necesario "leer en las señales de los tiempos" para dar una respuesta adecuada a temas que afectan a la sociedad actual.
Entre estos asuntos citó "los derechos humanos, la crisis económica y el desastre ecológico que se está consumando en muchas partes del planeta". Los franciscanos irán a nuevos territorios para llevar el Evangelio, entre ellos Laos, Camboya, Senegal, Camerún, Ghana y algunas áreas de la antiguas URSS; reforzarán su presencia en Marruecos y Tierra Santa y lo anunciarán de nuevo en Europa, "en una cultura pesadamente secularizada", agregó.
Rodríguez Carballo indicó que reforzarán su presencia en el Amazonas para prestar atención a los problemas medioambientales.
Por su parte, Michael Anthony Perry, vicario general de la OFM, expresó el compromiso de los jesuitas por la paz, la justicia y el medio ambiente y denunció el hambre en el mundo.
Se refirió al trabajo de los franciscanos en el cuidado de pobres, mujeres, niños y enfermos, especialmente de sida.
El 187 Capítulo de los franciscanos se celebró con motivo del 800 aniversario de la aprobación de la Regla franciscana por el papa Inocencio III.
La reunión tuvo lugar en la Porziuncola, en el interior de la basílica de Santa María de los µngeles, a unos cinco kilómetros de Asís, el lugar donde san Francisco vivió, murió y fundó la orden franciscana.