sábado, 6 de junio de 2009

El Evangelio de hoy

Marcos 12. 38-44

Jesús decía en su enseñanza: “Cuídense de los maestros de la ley, pues les gusta andar con ropas largas y que los saluden con todo respeto en las plazas. Buscan los asientos de honor en las sinagogas y los mejores lugares en las comidas; y despojan de sus bienes a las viudas, y para disimularlo hacen largas oraciones. Ellos recibirán mayor castigo.”
Jesús estaba una vez sentado frente a los cofres de las ofrendas, mirando cómo la gente echaba dinero en ellos. Muchos ricos echaban mucho dinero. En esto llegó una viuda pobre, y echó en uno de los cofres dos moneditas de cobre, de muy poco valor. Entonces Jesús llamó a sus discípulos, y les dijo:
—Les aseguro que esta viuda pobre ha dado más que todos los otros que echan dinero en los cofres; pues todos dan de lo que les sobra, pero ella, en su pobreza, ha dado todo lo que tenía para vivir.





¿Y cómo es mi ofrenda con los más necesitados? …


¿qué comparto con ellos? …


¿lo que me sobra o lo que es valioso para mi? …


No solo lo material …


¿Cuánto tiempo le dedico a los que se sienten solos y abandonados? …


¿el que me sobra …


o el que necesito para otras cosas? …


¿Lucho solo por lo mío o también por la justicia para los otros? …



Le pido hoy ayuda al Señor para ser como esa viuda que dando poco dio más que los más que los ricos.