domingo, 14 de junio de 2009

El cardenal de Barcelona critica el fichaje de Cristiano Ronaldo


Martínez Sistach denuncia los "dispendios descomunales" en algunos contratos deportivos

RD/Agencias
Domingo, 14 de junio 2009

En la homilía de la fiesta del Corpus Christi, el cardenal Lluís Martínez Sistach ha pedido a todos "solidaridad y austeridad", en sintonía con los que padecen más fuertemente las consecuencias de la actual crisis económica". "Resulta incomprensible -ha añadido el cardenal de Barcelona- que en la actual situación de nuestro país se hagan dispendios descomunales, como en el caso de contratos deportivos" .
"Esta crisis económica que es también crisis de valores -ha añadido el cardenal- nos pide crecer en valorar más el ser que el tener, en dominar el instinto desmesurado de ganancia y de posesión, en entender y respetar la finalidad universal de los bienes de la creación y el sentido social de la propiedad privada, en aceptar con todas sus consecuencias que la persona humana en su realización individual y social es el centro de la sociedad y que el trabajo está a su servicio y no viceversa".
El cardenal se ha referido al "alejamiento cada vez más radical de la fe y de la antropología cristiana. Baste pensar en la reforma de ciertas leyes, como el actual proyecto de ley del aborto. Hemos de asumir plenamente que nuestra situación es de misión".
La celebración de la eucaristía al exterior de la catedral ha tenido también el sentido de una acción de gracias a Dios por los frutos del Plan Pastoral Diocesano 2006-2009, que se concluye con este curso, y de inicio de los trabajos de aplicación del nuevo Plan Pastoral del arzobispado de Barcelona, que presentó el mismo cardenal de Barcelona ante un millar de diocesanos el pasado 6 de junio. Este nuevo Plan tendrá también una duración trienal y como marco general parte de la aceptación de que nuestra sociedad vive un alejamiento de la vida cristiana, y propone trabajar en especial en la realización de estos tres objetivos: 1. Conocer, celebrar y vivir la Palabra de Dios; 2. Crecer en la solidaridad en medio de la crisis económica; y 3. participar los inmigrantes en las comunidades cristianas.