domingo, 8 de febrero de 2009

El Gobierno italiano aprueba el decreto para impedir la muerte de Eluana Englaro


Cuenta Ep que el Consejo de Ministros del Gobierno italiano aprobó hoy un decreto ley para impedir la muerte de Eluana Englaro, la mujer que lleva 17 años en estado vegetativo y a la que el Tribunal Supremo había autorizado suspender la alimentación asistida que la mantiene con vida.

El Gobierno ha decidido seguir con su estrategia para impedir la muerte de Englaro a pesar de las dudas que el presidente de la República italiana, Giorgio Napolitano, había manifestado al respecto.

De hecho, durante la reunión de esta mañana se leyó la carta que Napolitano envió al Consejo de Ministros y en la que se oponía a la aprobación de este controvertido decreto, según informaron los medios italianos citando fuentes ministeriales.

"El gobierno tenía el deber de intervenir ante este caso. Lo dice la Constitución", aseguró Berlusconi en el curso de una conferencia de prensa. "El decreto cuenta con el aval de importantes constitucionalistas", subrayó el jefe de gobierno.

Berlusconi explicó que en el caso de que el decreto no fuera ratificado por Napolitano, convocaría al Parlamento para que adopte en un plazo récord una ley que garantice la alimentación y la hidratación de "todos los italianos que se encuentren en esa circunstancia", dijo.

Inmediatamente después del anuncio, el presidente de la República Napolitano, anunció que rechazaba ratificar el decreto "por inconstitucional". En la nota, Napolitano lamentó que el gobierno no hubiera tenido en cuenta sus "objeciones", manifestadas la víspera tras haber examinado un borrador.

La decisión del gobierno de adoptar un decreto, por lo que se le acusa de violar la Carta Magna, ignora todo el proceso judicial adelantado por la familia de Eluana Englaro y suspende la decisión adoptada por las máximas autoridades judiciales, --la Corte de Apelación y el Tribunal Supremo-- tras 10 años de batalla legal.

Napolitano, que había pedido al Parlamento que legisle "con serenidad" sobre el testamento biológico, esperaba que el Ejecutivo conservador evitara pronunciarse a través de un decreto urgente, que calificó de "solución inapropiada".

Por RD