jueves, 26 de febrero de 2009

El Evangelio de hoy

Lucas 9. 22-25

Y les dijo:
—El Hijo del hombre tendrá que sufrir mucho, y será rechazado por los ancianos, por los jefes de los sacerdotes y por los maestros de la ley. Lo van a matar, pero al tercer día resucitará.
Después les dijo a todos:
—Si alguno quiere ser discípulo mío, olvídese de sí mismo, cargue con su cruz cada día y sígame. Porque el que quiera salvar su vida, la perderá; pero el que pierda la vida por causa mía, la salvará. ¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo entero, si se pierde o se destruye a sí mismo?




Tomar mi cruz …


¿Cuál será mi cruz? …


¿qué fue para Jesús la cruz? …


¿porqué llegó a la cruz? …


¿qué de su mensaje fue el motivo de que lo crucificaran? …


¿qué puedo hacer yo por los demás que moleste tanto al mundo que me condene injustamente? …


¿qué de lo mío he de olvidar …



a qué deberé renunciar en mi vida para encontrarme con el Padre en la cruz y resucitar con Jesús finalmente? …