miércoles, 25 de febrero de 2009

El Evangelio de hoy



Mateo 6. 1-6. 16-18.

“No hagan sus buenas obras delante de la gente solo para que los demás los vean. Si lo hacen así, su Padre que está en el cielo no les dará ningún premio.
“Por eso, cuando ayudes a los necesitados, no lo publiques a los cuatro vientos, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente hable bien de ellos. Les aseguro que con eso ya tienen su premio. Cuando tú ayudes a los necesitados, no se lo cuentes ni siquiera a tu amigo más íntimo; hazlo en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio.“Cuando ustedes oren, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas para que la gente los vea. Les aseguro que con eso ya tienen su premio. Pero tú, cuando ores, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora a tu Padre en secreto. Y tu Padre, que ve lo que haces en secreto, te dará tu premio. “Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como los hipócritas, que aparentan tristeza para que la gente vea que están ayunando. Les aseguro que con eso ya

tienen su premio. Tú, cuando ayunes, lávate la cara y arréglate bien, para que la gente no note que estás ayunando. Solamente lo notará tu Padre, que está en lo oculto, y tu Padre que ve en lo oculto te dará tu recompensa.



Le dedico hoy un rato mayor a la oración. Hoy comienza el tiempo de cuaresma. …
Repaso mi servicio a los más necesitados ¿cuándo ha sido anónimo? …
¿cuándo ha sido publicitado? ¿qué siento al respecto? ….
Repaso mi forma de orar …
¿cuándo ha sido en secreto? …
¿cuándo ha sido visible para que otros se den cuenta de mi fe? …
¿qué hacer a partir de ahora?
¿cómo ponerlo en práctica en lo concreto?
¿Cómo ayunaré hoy? …
¿De qué me privaré en esta cuaresma? …
¿Qué signos ofreceré? ¿Qué obras de justicia me propongo?