jueves, 12 de febrero de 2009

El Evangelio de hoy


Marcos 7. 24-30.

De allí se dirigió Jesús a la región de Tiro. Entró en una casa, sin querer que nadie lo supiera; pero no pudo esconderse. Pronto supo de él la madre de una muchacha que tenía un espíritu impuro, la cual fue y se arrodilló a los pies de Jesús. La mujer no era judía, sino originaria de Sirofenicia. Fue, pues, y rogó a Jesús que expulsara de su hija al demonio. Pero Jesús le dijo:
—Deja que los hijos coman primero, porque no está bien quitarles el pan a los hijos y dárselo a los perros.

Ella le respondió:
—Pero, Señor, hasta los perros comen debajo de la mesa las migajas que dejan caer los hijos.
Jesús le dijo:
—Por haber hablado así, vete tranquila. El demonio ya ha salido de tu hija.
Cuando la mujer llegó a su casa, encontró a la niña en la cama; el demonio ya había salido de ella.



La acción de Jesús es para todos, basta tener fe. …



Repaso las personas que sin ser muy religiosas, tienen fe en Dios. …


Sus necesidades y cómo Dios está con ellas. …



Recuerdo sus nombres, sus rostros. …


Le pido al Señor por ellos, por sus problemas. …


Y yo, …


es mi fe como la de esta mujer? …


¿me conformo aunque sea de las migajas de la acción de nuestro Señor?