jueves, 26 de febrero de 2009

Ayuno: compromiso de abrirse a quienes lo necesitan

"Una de cada seis personas padece hambre en el mundo. (...) El problema tiene que ver con la distribución de alimentos, pero también con la avidez, la discriminación, las guerras y otras tragedias", dijo Josette Sheran, Directora Ejecutiva del Programa Mundial de Alimentos de las Naciones Unidas (PMA), interviniendo en ocasión de la presentación del Mensaje del Santo Padre para la Cuaresma de 2009, que este año se titula "Jesús, después de ayunar cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre". Intervinieron también el cardenal Paul Josef Cordes, presidente del Pontificio Consejo "Cor Unum" , monseñor Karel Kasteel y monseñor Giampietro Dal Toso, respectivamente secretario y subsecretario del mismo dicasterio.


Tras afirmar que "hoy, un niño muere de hambre cada seis segundos", Sheran se preguntó: "¿Qué se puede hacer para aliviar la humillación, el dolor y la injusticia del hambre? ¿Existen soluciones que ayuden a las personas a huir de la trampa del hambre de una vez por todas? La respuesta es un claro "sí". Tenemos los medios y la tecnología para hacerlo; y se ha hecho en muchos lugares del mundo". Puso los ejemplos de Darfur (Sudán), donde "el mundo ha impedido -por menos de 50 centésimos por persona al día- una muerte de masa por hambre" y Senegal, donde el "aumento de precios alimentarios mundiales expuso al 40% de las familias campesinas al riesgo del hambre y la malnutrición".


Para contrarrestar esta y otras crisis, "el año pasado -dijo-, el PAM compró alimentos por un valor de más de mil millones de dólares para los propios programas, directamente en los países en desarrollo, ayudándoles a cortar de raíz el círculo vicioso de la pobreza". "Los programas de alimentación escolar del PAM en el mundo -subrayó- (...) representan un medio eficaz y sostenible para proporcionar instrucción y alimentos, reforzando al mismo tiempo el papel social de las mujeres y de las chicas", como sucede por ejemplo con el programa que se está aplicando en Afganistán. Explicó que el PAM "colabora con instituciones caritativas y ONGs de todo el mundo".


Por su parte, el cardenal Cordes señaló que "año tras año, las palabras del Papa nos recuerdan el compromiso de abrir nuestros corazones y nuestras manos a quienes lo necesitan", observando a continuación que "para no degradarse a ideologías o a puro ejercicio mental la ayuda debe ser siempre concreta para afrontar directamente la miseria" (VIS, 03-02-2009).


Para leer el mensaje del Santo Padre, hacer clic aquí CUARESMA2009.doc .

CPAL