jueves, 1 de agosto de 2013



1 de agosto, 2013. (Romereports.com) Muchos no sabríamos situar en el mapa Kirguistán pero los jesuitas sí. Están en este pequeño país asiático de mayoría musulmana desde los años 80. Así lo explica su Anuario de 2013 que lleva como foto de portada a un habitante de esta región.

En él se recoge el trabajo que los más de 17.200 jesuitas realizan en todo el mundo. Este año destacan sus iniciativas en Asia, África y en el ecumenismo

Por ejemplo, en África, donde están desde hace 400 años, hay 1.500 jesuitas y 24.000 jóvenes reciben educación en sus centros. Para el futuro, hay nuevos proyectos como la creación de universidades o de la escuela de secundaria “Loyola” en Malawi, un país donde sólo 3 de cada 10 jóvenes tienen acceso a ella. 

La labor del Servicio Jesuita a Refugiados sigue aportando esperanza a quienes lo han perdido todo en países como Sudán, Etiopía, Malawi, República Centro Africana y Chad. También la Red Jesuita contra el SIDA en África, que acaba de cumplir una década acompañando a los afectados por esta enfermedad. 

El anuario también detalla el trabajo de los jesuitas a favor del ecumenismo y el diálogo interreligioso. Por ejemplo, a través del Taller Ecuménico de Teología de Ginebra que cumple 50 años y en el que han participado más de 1.600 personas. O fomentando el diálogo con judíos, con musulmanes en Indonesia, con hindúes en la India o con budistas en China. 

Los jesuitas cerraron su anuario en septiembre de 2012. Poco podían sospechar entonces que medio año después tendríamos, por primera vez en la historia, un papa jesuita