miércoles, 20 de julio de 2016

MAGIS 2016: MIÉRCOLES, 20 DE JULIO Lema: ASOMBRO



BIBLIA


Por las fiestas de Pascua iban sus padres todos los años a Jerusalén. Cuando cumplió doce años, subieron a la fiesta según costumbre. Al terminar ésta, mientras ellos se volvían, el niño Jesús se quedó en Jerusalén, sin que sus padres lo supieran. Pensando que iba en la caravana, hicieron un día de camino y se pusieron a buscarlo entre los parientes y los conocidos. Al no encontrarlo, regresaron a buscarlo a Jerusalén. Al cabo de tres días lo encontraron en el templo, sentado en medio de los doctores de la ley, escuchándolos y haciéndoles preguntas. Y todos los que lo oían estaban atónitos ante su inteligencia y sus respuestas. Al verlo, se quedaron desconcertados, y su madre le dijo: “Hijo, ¿por qué nos has hecho esto? Mira que tu padre y yo te buscábamos angustiados”. Él replicó: “¿Por qué me buscabais? ¿No sabíais que yo debo estar en la casa de mi Padre?” Ellos no lo entendieron. Regresó con ellos a Nazaret y siguió bajo su autoridad. Su madre guardaba todas estas cosas en su corazón. Jesús crecía en sabiduría, estatura y gracia ante Dios y ante los hombres. (Lc 2,41-52)

ORACIÓN

GRACIA

Pido al Padre que mueva mi corazón para que confíe en su cuidado y providencia.

MEDITACIÓN

1. Se quedó en Jerusalén. Incluso a la Sagrada Familia se le perdió el Niño. Con doce años, Jesús se comporta de un modo que no esperarían sus padres. Todo ocurrió en la peregrinación anual a Jerusalén, cumpliendo las obligaciones de su fe. Trae a tu memoria los momentos en que has sentido que perdías el contacto con Dios y recuerda qué sentimientos te brotaban.

2. Lo buscaban. María y José se pusieron a buscarle, preguntando por Él y volviendo al lugar donde lo habían visto por última vez. Su comportamiento les entristeció: Tu padre y yo te hemos buscado con ansiedad. En nuestra amistad con Dios puede haber momentos difíciles y dolorosos. La libertad de Dios entra en confrontación con nuestras ideas sobre Él. Vuelve a esos momentos y háblale a Dios de ellos.

3. Estaban asombrados. Es el asombro de los que escuchan cómo Jesús se dirige a los maestros del templo. Sus padres quedan asombrados al encontrarle en el templo. Jesús parece asombrado: ¿por qué me buscabais?; ¿no sabíais que…? Vuelve a aquellos momentos de tu vida en que quedaste asombrado al cambiar Dios algo negativo en algo bueno. Dialoga de corazón con María, José, Jesús o el Padre.


ENFOQUE DEL DÍA
Es el tercer día de la Experiencia y a estas alturas ya sabes qué se puede esperar de él. Ten atención a los momentos en que la realidad es distinta a tus ideas y expectativas (relaciones, trabajo, comodidades) y observa tus reacciones. Permite que Dios te asombre.

PAPA FRANCISCO

«Quizás se hicieron la pregunta: ¿De dónde viene esta fuerza extraordinaria de la cruz? He aquí la respuesta: ¡La cruz es el signo más elocuente de la misericordia de Dios! Ésta nos da testimonio de que la medida del amor de Dios para con la humanidad es amar sin medida! En la cruz podemos tocar la misericordia de Dios y dejarnos tocar por su misericordia.»