martes, 19 de julio de 2016

MAGIS 2016. COMUNICARSE DE MODOS INSOSPECHADOS



Durante el segundo día de dispersión, los peregrinos han profundizado en la gran diversidad de opiniones y experiencias que están teniendo cada uno de ellos. “Es difícil no caer en el juicio a los demás con rapidez, sino dejarlos ser tal y como son. Y, sin embargo, puede resultar que, en contra de la primera opinión, recibamos mucho de los demás”, señala Marta Kocon, de Polonia.


Como apunta Claire Dixon, de EEUU, “es fácil centrarse en las diferencias, ya que nos resultan muy curiosos nuestros diversos estilos de vida”. Pero reconoce sentirse sorprendida por el hecho de compartir con los demás vivencias de fe muy similares. “Algunas preguntas que han surgido en las conversaciones son las mismas preguntas que yo también trato de responder”.


Mientras que las diferencias de idioma continúan suponiendo un desafío para los peregrinos en sus respectivos grupos, muchos han redescubierto el valor del silencio, como Jeff Sullivan, quien forma parte de un retiro que, siguiendo extractos de una película sobre la vida de San Ignacio, implica períodos de silencio a lo largo de la jornada.” En lugar de atascarnos en aquello en lo que no podemos comprendernos al hablar, estamos unidos en nuestra oración, en la experiencia compartida de ver juntos una película, en nuestra generosidad los unos con los otros, y el deseo común de conocer a Dios más íntimamente”, explica. “El silencio ha sido un verdadero regalo para nosotros y nos ha permitido acercarnos más de lo que habríamos imaginado”.
El silencio también juega un papel importante en la experiencia del grupo de Christopher Dollesin, que está preparando una representación teatral fundamentalmente mímica, usando tan solo un mínimo de lenguaje hablado. “Me he quedado muy sorprendido. He sido capaz de conocer muchas culturas diferentes en apenas 24 horas, y nuestros participantes están intentando aprender diferentes lenguajes para comunicarnos mejor entre nosotros”.
Nicholas Teo se encuentra en el noviciado jesuita, viviendo la misma vida de un joven jesuita en formación. “Lo que más me ha impactado hoy ha sido el sacrum silencium (silencio sagrado), que debe mantenerse después de la oración de la tarde -restringiendo nuestro acceso a Internet y nuestras posibilidades de tratar con los demás-, para prepararnos de cara al próximo día, permitiéndonos entrar en un silencio interior más profundo en el que oír la voz de Dios. He estado pensando acerca de cómo puede suponer un desafío mantener este silencio cuando termine MAGIS y la Jornada Mundial de la Juventud, ya que mi vida será muy diferente a como está siendo estos días en Polonia”.
ED2-03


“La mayor sorpresa es lo rápido que, en solo un día, nuestro grupo se ha convertido en una familia”, afirma Haleema Mekani, cuya experiencia le ha llevado a trabajar en un viñedo. “Nuestro momento de compartir se ha vuelto más profundo y hemos podido ir más allá del idioma, la cultura o el país. La única dificultad que veo ahora mismo es tener que separarnos unos de otros al finalizar nuestra peregrinación”.

MAGIS