lunes, 18 de julio de 2016

MAGIS 2016. LOS PEREGRINOS DE MAGIS PARTEN RUMBO A LAS EXPERIENCIAS IGNACIANAS EN POLONIA, REPÚBLICA CHECA, ESLOVAQUIA Y LITUANIA



17 de julio, 2016 — Después de tres días repletos de actividades como cantar, bailar, rezar y conocer tantos nuevos amigos, los peregrinos llegados al encuentro MAGIS han concluido la primera parte del programa en Łódź, Polonia. No obstante, el grueso de aquello por lo que vinieron —el servicio, el diálogo intercultural y la experiencia de oración— va a seguir adelante, ya que ahora ponen rumbo a las diferentes “Experiencias Ignacianas” en Polonia, República Checa, Eslovaquia y Lituania.
Estas “Experiencias Ignacianas” consisten en diversas actividades que se encuentran inspiradas por las experiencias que San Ignacio de Loyola, fundador de los jesuitas, tuvo en su vida. Después de empezar el día con una oración, el desayuno y la Misa de Envío en uno de los campos de la Universidad de Łódź, los aproximadamente 2.200 peregrinos fueron divididos en sus respectivos 97 diferentes grupos, con los que viajaron a sus destinos en autobús o tren. Tras los días de dispersión, se reunirán de nuevo en Częstochowa, Polonia, para realizar una peregrinación al Santuario de la Virgen Negra, Nuestra Señora de Częstochowa, y para compartir con los compañeros dejados atrás en Łódź su vivencia de los días pasados en sus diferentes experiencias.



Dichas experiencias fueron diseñadas teniendo en cuenta el lema de esta edición de MAGIS: “A dar sin contar el costo” (un extracto de la oración de San Ignacio por la generosidad). Durante el proceso de inscripción, los participantes tuvieron que marcar sus preferencias entre las diferentes categorías de experiencias que se han ofrecido.
Según el jesuita polaco Marek Firlejczyk, coordinador de las Experiencias Ignacianas en MAGIS 2016, “yendo a diferentes situaciones apenas conocidas, Ignacio nos enseña cómo tener una nueva mirada hacia Dios, nosotros mismos y los demás”. Las experiencias “están pensadas para ofrecer al participante la vivencia de una comunidad, el trabajo con otros y la posibilidad de reflexionar sobre cómo se ven en todo ello, de modo que les ayude a descubrirse a sí mismos en profundidad”.
Los participantes que seleccionaron la opción de llevar a cabo una peregrinación van a tomar parte en diversas marchas de cuatro días con destino a varios lugares religiosos, mientras que aquellos que eligieron una opción de servicio se involucrarán en diferentes tareas de servicio a los demás o cuidado del medio ambiente, junto con miembros de la Compañía de Jesús.
Andrew Plaza, estudiante de la Universidad de Scranton, Pennsylvania, será uno de los peregrinos que marchará a través de las montañas de Bieszczady, cerca de la frontera polaca con Ucrania. “Caminaremos en marchas de un día, manteniendo un campamento base en un pueblo llamado Ustrzyki Dolne, desde donde realizaremos caminatas de siete a nueve horas, para después regresar al campamento”. “Bieszczady parece ser un lugar realmente bonito. Yo tenía claro que quería hacer alguna marcha, por donde fuera, y conocer un poco de los paisajes de Polonia. Espero con ganas poder tener mucho tiempo para mí, para pensar algunas cosas y explorar Polonia”.
Patrick Veyret, peregrino australiano, irá a pintar y restaurar un museo de un pueblecito de la Polonia rural. “Espero conocer otras personas en el grupo, de diferentes países”, comentó. “Hay gente de Chile, Francia, América, Australia y la India”.  
Hannah Joakim, de Kenya, tendrá una experiencia de servicio en Poznań, Polonia. “La verdad es que tengo muchas ganas de ir a la experiencia, porque, cuando miro el lema de esta edición de MAGIS —a dar sin contar el costo—, realmente me ilusiona realizar una obra de caridad y trabajar con la gente de Poznań”.



Quienes toman parte en el grupo de experiencias de corte espiritual podrán profundizar en su oración por medio de diferentes tradiciones cristianas. La categoría sociocultural se centrará en el compromiso y el diálogo con diversos grupos religiosos, culturales y sociales; mientras que las experiencias de tipo artístico estimularán la creatividad de los participantes en el arte popular, la arquitectura, la pintura, la iconografía, la actuación, la música, la canción y otras formas de expresión.
Laura Ottaviani, de Mérida, México, se incorporará a una experiencia de baile. “Estoy muy contenta, muy emocionada con el equipo, con los encargados de la experiencia y todo parece que va a estar increíble”, confesó.
Según Carolina Llantén, peregrina chilena que estudia en la Universidad Alberto Hurtado, “después de un largo viaje, ya nos toca irnos a los experimentos y afortunadamente voy con cuatro compañeros más de Chile. Nuestra experiencia ha cambiado y eso igual nos causa un poco de nervios, así que estoy ansiosa por saber con qué me voy a encontrar, pero igualmente estoy muy entusiasmada por ir con personas de tantos países y muy confiada finalmente en Dios, en que todas las cosas se van a ir dando. Me encomiendo mucho a Él y confío”.
Bella Tjok, de Indonesia, deseaba combinar la espiritualidad con el arte. “Espero que, durante la experiencia, por medio del arte y la música, Dios me conceda la gracia de escuchar su voz y lo que Él desea para mi vida, y que yo tenga el valor de seguir su voluntad”.
Independientemente del tipo de experiencia, la jornada de cada peregrino estará estructurada de manera similar, con tiempo de oración personal, trabajo, Misa, el “círculo MAGIS” (un pequeño grupo para compartir) y el examen ignaciano del día (una reflexión personal sobre lo vivido durante el día). Cada grupo consta de 20-25 peregrinos de diversas procedencias, un líder y un sacerdote jesuita.



Al término de MAGIS en Częstochowa, los participantes se desplazarán a la Jornada Mundial de la Juventud que tendrá lugar en Cracovia, Polonia, del 26 al 31 de julio, donde se unirán a un grupo que podría llegar a más de tres millones de peregrinos, para celebrar la Misa junto al Papa Francisco, primer jesuita Papa.
“Ciertamente espero que los estudiantes vuelvan con una mirada diferente tras estas experiencias”, deseó Thiago Brito Lopes, capellán que acompaña al grupo de la Universidad de San Francisco, en California. “La Jornada Mundial de la Juventud cambió mi vida, cambió mi fe. Realmente cambia tu manera de pensar y sentir”.
MAGIS