viernes, 22 de marzo de 2013

¿Un jesuita, Papa? por Urbano Valero S.J.


Los jesuitas tenemos una larga tradición de «servir a la Iglesia bajo el Romano Pontífice», tan larga como nuestra propia historia. Para eso fuimos fundados y en ello hemos permanecido siempre, aun en el período de tiempo en que la Compañía de Jesús estuvo formalmente suprimida por disposición del papa Clemente XIV (1773-1814). Es algo que pertenece a nuestro código genético, que hemos conservado y transmitido celosamente de generación en generación, lo que, en expresión temprana de san Ignacio de Loyola, constituye nuestro principio y principal fundamento. Por ello el empeño de «en todo amar y servir» a «la nuestra santa madre Iglesia jerárquica» ha estado, está y estará siempre vivo y ardiente en nuestro afán...


Ver completo aquí