domingo, 17 de marzo de 2013

Comentario a la 1a. y 2a. lectura por José Enrique Galarreta, S.J.



Es tan poderosa la atracción del gran texto del evangelio, que no podemos por menos que considerar los otros dos textos a su luz, incluso "disminuidos" por él.

ISAÍAS 43, 16-21
Así dice el Señor que trazó camino en el mar, y senda en aguas impetuosas, que sacó a batalla carros y caballos, tropa con sus valientes; caían para no levantarse, se apagaron como mecha que se extingue.
No recordéis lo de antaño, no penséis en lo antiguo; mirad que realizo algo nuevo; ya está brotando, ¿no lo notáis? Abriré un camino en el desierto, ríos en el yermo.
Me glorificarán las bestias del campo, chacales y avestruces, porque ofreceré agua en el desierto, ríos en el yermo, para apagar la sed de mi pueblo, de mi escogido, el pueblo que yo formé para que proclamara mi alabanza...


Ver completo aquí