viernes, 30 de septiembre de 2016

JESUITAS: “Nunca regresó a su casa” El trayecto Jesuita de Adolfo Nicolás por: William Bole


Por: William Bole
21 de septiembre, 2016 — En los 476 años de historia de la Compañía de Jesús, ha habido 30 Superiores Generales de la orden mejor conocida como los Jesuitas. Como contraste, con una historia de la mitad de ese tiempo, Estados Unidos ha elegido 43 presidentes.



P. Adolfo Nicolás, SJ, Superior General 30º de la Compañía de Jesús

La muerte o resignación de un superior general es un acontecimiento trascendental para los Jesuitas, quienes dirigen ministerios en todo el mundo y son especialmente conocidos en los Estados Unidos por sus escuelas secundarias, colegios y universidades. Padre Adolfo Nicolás, SJ — nativo de España que ha pasado la mayor parte de su vida en Asia y cuyo idioma preferido es el inglés — ha desempeñado ese cargo desde el 2008. El próximo mes se retirará formalmente cuando los electores Jesuitas se reúnan en Roma para elegir a un nuevo líder y deliberen acerca del futuro de la orden.


P. Nicolás celebrando la Misa en el Sacré Coeur Parish en la República Democrática del Congo en el 2011.


Como estándar histórico, no ha sido un trayecto largo para “Padre General,” como se le conoce al Jesuita de máxima autoridad. Y, aun así, Padre Nicolás, de 80 años de edad, está dejando una huella perdurable en la comunidad global de los Jesuitas y de los laicos que colaboran con los sacerdotes y los hermanos, según miembros de la orden y de muchos observadores. Lo ha hecho de una manera sorprendentemente similar a su compañero Jesuita que llegó a Roma cinco años después de él — Papa Francisco.


Como recién elegido Superior General de los Jesuitas, P. Nicolás celebrando la Misa de Acción de Gracias en la Church of the Gesú en Roma, en el 2008.


Líderes Jesuitas señalan que Padre Nicolás ha reanimado la idea de la “vocación universal.” Esta es una frase que subraya la perspectiva global y la importancia de llegar a los marginados de la sociedad.


P. Nicolás con los panaderos de Homeboy Industries durante una visita a California en el 2009. El programa fundado por los Jesuitas provee entrenamiento y apoyo a ex miembros de pandillas.


“Eso es lo que él ha estado haciendo y diciendo por los últimos ocho años. ‘Vayan afuera, vayan a donde la gente los necesita.’ Esto es exactamente lo que Papa Francisco está diciendo ahora,” dice Padre Joseph Daoust, SJ, quien sirvió seis años como asesor de alto rango de Padre Nicolás en Roma y ahora ministra a los Nativos Americanos en la Pine Ridge Reservation en South Dakota. “Él es pre-Francisco, pero representa el mismo movimiento que se está suscitando bajo Francisco. Es el mismo espíritu, moviendo a la Iglesia.”

P. Nicolás (centro), con P. Joseph Daoust, SJ, (derecha) quien sirvió por seis años como consejero de alto rango de P. Nicolás, y P. Arturo Sosa, SJ, (izquierda) Delegado de las Comunidades Interprovinciales Jesuitas, en la Curia Jesuita, en Roma.

Padre Daoust señala una conocida foto de Padre Nicolás y Francisco dándose un afectuoso abrazo. Fue tomada el 17 de marzo, 2013, cuando P. Nicolás visitó por primera vez la casa de huéspedes del Vaticano donde vive Francisco, tan solo cuatro días después de que el argentino fuese electo Papa número 266 de la Iglesia Católica.

P. Nicolás y Papa Francisco el 17 de marzo, 2013.


Los Jesuitas no han tenido privilegios especiales por ser la orden religiosa de la que procede el papa, P. Daoust y otros Jesuitas han notado, pero eso no viene al caso. Lo que la foto comunica es que el papa y el superior general comparten lo que los Jesuitas llaman “un modo de proceder” arraigado en la viva espiritualidad de San Ignacio de Loyola, fundador de la Compañía de Jesús, dice el sacerdote.

Todos a bordo

Estamos todos a bordo del mismo barco. Todos vamos en la misma dirección,” dice P. Daoust, caracterizando la actitud compartida. “Dejen de estar a la defensiva. Salgamos de nuestros fuertes seguros. Salgamos al mundo, a conquistarlo.”

Durante un viaje a Nicaragua en el 2010, P. Nicolás visitó la escuela Fe y Alegría, el movimiento educativo para los más desfavorecidos, fundado por la Compañía de Jesús.


Este ha sido un mensaje especialmente incisivo para los 16.740 hombres que forman parte de la orden Jesuita internacional. Y P. Nicolás ha sido la persona indicada para comunicarlo, dice P. Timothy P. Kesicki, SJ, presidente de la Conferencia Jesuita de Canadá y de los Estados Unidos, con sede en Washington, D.C.


P. Nicolás (izquierda) y P. Timothy Kesicki, SJ, cuando P. Nicolás visitó Chicago en el 2013.


“Él es muy agradable, muy gracioso; siempre tiene un chiste o alguna historia divertida que tranquiliza a todos. Le encanta estar con la gente,” dice P. Kesicki de P. General. “Él ama ver a los Jesuitas trabajando en el mundo, escucharlos y acompañarlos. Y siempre les pregunta, ‘¿Estás libre y disponible?’ En otras palabras, ¿irías a cualquier lado, harías lo que sea?"


P. Nicolás saluda a una niña durante su visita a una enfermería Jesuita en Ontario, Canadá, en el 2011.


P. Kesicki nota que los Jesuitas están dispuestos a cambiar de asignaciones fácilmente, lo cual es parte de su llamado a la vocación universal. “Como Jesuitas, no necesitamos más que nuestros efectos personales. Para Nicolás, cuanto más libre y disponible eres, más te reconoces como Jesuita. Y él ha vivido el mensaje. Él nunca regresó a su casa.”


P. Nicolás en México en el 2014.


En 1960, P. Nicolás dejó España durante el período de su formación Jesuita, y se dirigió a Japón, donde aprendió japonés (uno de los seis idiomas que habla con fluidez) y fue ordenado siete años más tarde. Antes de ser nombrado superior general, se dedicó a los ministerios en Asia – enseñando teología en Tokio, sirviendo como director del Instituto Pastoral en Manila, auspiciado por los Jesuitas, presidiendo como Provincial Jesuita de Japón, ministrando a los inmigrantes pobres en una parroquia en Tokio, y dirigiendo la Conferencia Jesuita Asia Pacífico (cubriendo áreas que se extienden desde China al Pacífico sur y Australia), entre otras funciones.


Desde la izquierda: P. Nicolás como escolástico Jesuita en formación; recientemente ordenado en 1967; y con P. William Currie, SJ, en el Teologado Jesuita en Tokio.


“En Asia soy consciente de que soy un europeo, pero en Europa me doy cuenta de que no soy un europeo. No me importa si soy español, francés o japonés,” P. Nicolás ha dicho a las audiencias.

Lo que el superior general ha hecho, es ayudar a los Jesuitas a “recuperar el sentido de ser primero Jesuitas,” dijo P. Daniel Patrick Huang, SJ, quien ha trabajado con P. Nicolás en Asia y en Roma, ahora como asistente regional para Asia Pacífico en la Curia Jesuita, o sede. “Es la recuperación de nuestra misión universal, nuestra identidad universal, y priorizar nuestra misión Jesuita sobre las identidades nacionales.”


P. Daniel Patrick Huang, SJ


Hablando el lenguaje de la sabiduría

Una palabra que él usa frecuentemente es “profundidad,” dice P. Huang de Filipinas. “Él siempre desafía a las personas a ir más profundo, a una profundidad de reflexión y vida espiritual aún mayor, y es una reflexión de su propia búsqueda. Él insiste en que nuestro lenguaje debe ser el lenguaje de la sabiduría. Las personas buscan la sabiduría, el sentido de lo que es importante en la vida y lo que hace la vida más alegre. Él es un hombre sabio que ayuda a las personas en sus búsquedas de la sabiduría.”


Padre General con novicios en los Estados Unidos, a principios de este año.


P. Huang recuerda cuando el superior general habló con los novicios Jesuitas en Indonesia, en el 2009. P. Nicolás les dijo, “Espero que sean Jesuitas felices, porque serán inútiles como Jesuitas infelices.”


P. Nicolás celebró la Misa en Our Lady of Lourdes Church en Toronto, en el 2011.


El 2 de octubre, más de 200 electores Jesuitas de todo el mundo, se reunirán en la Congregación General 36 de la orden, conocida como “GC 36” (CG 36). La congregación general se convoca siempre cuando el Superior General muere o renuncia, y entre otras deliberaciones, la congregación decidirá por voto secreto, quién será el sucesor de P. Nicolás.


P. Nicolás y P. Kolvenbach se saludan mutuamente luego de la elección de P. Nicolás como Superior General en el 2008.


Lo más probable es que los Jesuitas elijan a un líder que “se sienta cómodo con la diversidad de culturas,” dice P. Huang. Es decir, como P. Nicolás y sus dos predecesores inmediatos: P. Peter-Hans Kolvenbach, SJ, un holandés que adoptó el Medio Oriente como su hogar, y el querido P. Pedro Arrupe, SJ, otro español que sirvió en Japón.

Se vuelve nuevamente a la “universalidad de la Compañía (de Jesús),” dice P. Daoust.



“No somos provinciales. No somos locales. Hacemos cosas locales. Estamos arraigados allí,” dijo de los Jesuitas, “pero estamos dispuestos a arrancarnos de raíz a nosotros mismos para ir adonde la necesidad es mayor, especialmente en las fronteras.”

William Bole es escritor y editor sénior en el Boston College y periodista independiente.

Jesuitas
Provincia Canada y Estados Unidos