sábado, 1 de septiembre de 2007

Conversando con Cecilia Guzmán


FUTURO

¿Cómo ves a los Jóvenes y a los Secundarios, el aporte de los adultos?


Cecilia: yo creo que el movimiento de jóvenes y secundarios es bien fuerte y animoso.


Quizás si me preocupara algo, me preocuparía más como seguir logrando el sentido de cuerpo en la CVX más antigua, que yo creo que a lo mejor por sabido se deja de renovar como el sentido de pertenencia, el estar. Yo creo que las comunidades de adultos necesitamos muchas veces reencantarnos con nuestra espiritualidad CVX, nuestra asociatividad, digamos. A lo mejor lo de CVX lo tenemos muy adentro, pero el sentido de cuerpo, de estar asociado a otras comunidades nos cuesta más.


En Santiago se ve también la gente super demandada de cosas laborales, de vida del trabajo, de los niños, del colegio, etc., pero también, invitarlos a los momentos de encuentro en que se pueda juntar la comunidad y sentir este cuerpo y darse al servicio de la comunidad.
Así que yo diría que es una de las cosas que hay que seguir trabajando.


En los chiquillos hay un desarrollo, hay bastante comunidades nuevas que se van formando. En secundarios siempre son muchos.
Hay cosas que cuidar, chiquillos que terminan la educación secundaria y no traspasan necesariamente a a CVX Jóvenes. Son siempre momentos más críticos que hay que seguir cuidándolos.
Hay un proyecto de formación de la primera etapa de secundarios que se está aplicando en Santiago, que es novedosa y hay que ver como eso funciona.


Es decir, hay vida, se mueve la cosa, pero yo te diría como llamado, es también a la gente más adulta a hacerse cargo –cuando uno es adulto tiene que hacerse cargo de las nuevas generaciones- es como el llamado a la vida. es fecundo, pero también acompaña y educa a las nuevas generaciones.


Yo creo que nos pasa un poco también que las comunidades adultas, tenemos que hacernos cargos de las nuevas que vienen y de alguna manera a través de alguno de sus miembros disponerse al servicio de acompañar comunidades más nuevas, es una gran tarea y no siempre la podemos asumir.

Eso es como un llamado, a ser parte del cuerpo y a disponerse a servir en el acompañamiento de los que vienen.

2 comentarios:

María Victoria dijo...

Cecilia:
Totalmente de acuerdo con tu parecer sobre el sentido de cuerpo de la comunidad de adultos. Creo que en la misa de los Domingos en Colegio El Bosque somos una "aguja en un pajar" Nos cuesta llegar por lo lejos y por la hora. Yo identifico a no más de diez cevequianos adultos cuando voy. En los encuentros de M.luisa Santander veo con mucho gusto a muchos más. Ojalá estos encuentros se repitan una vez al mes. Los jóvenes me han pedido colaboración en EE.EE y he participado con mucho gusto.

María Victoria dijo...

Saludos en el seguimiento del Señor
Vicky carreño