sábado, 21 de mayo de 2016

SER MIEMBRO DE LA CVX IMPLICA... por Mauricio López Oropeza, Presidente Mundial CVX


Ser  miembros  de  CVX  implica  ya  una  firme  valentía  de  saber,  sentir  y  creer  que  otro mundo  es posible, y que la posibilidad del reino es tan seria y firme que es menester mantenernos confiados en  esta  caminata,  haciendo  lo  que  nos toca  para  que  ello  sea  verdad  como  seguidores  de  un itinerario  que  no  es  el  nuestro  y  que  es  mucho  mayor  a  nosotros.  Ser  creyente  en el  Cristo encarnado,  y  por  lo  tanto  ser  plenamente miembro  de  CVX, implica  trabajar  todos los  días,  en  lo sencillo  y  en  lo  complejo  de  nuestra  vida  diaria,  en  busca  de  que  la  desesperanza  no  tenga  la  última palabra. Somos testigos, y hemos visto con nuestros propios ojos, escuchado con nuestros oídos, sentido con nuestro corazón, y vivido en carne propia la certeza de que la vida prevalece, de que  donde  abundó  el  pecado,  sobreabunda  la gracia,  y  de  que  nuestra  fe  apunta,  siempre,  hacia un sentido de resurrección, a pesar de las difíciles circunstancias que nos ofrezca la realidad