lunes, 11 de abril de 2016

Algo para pensar y orar en esta semana. Volver a Galilea




Volver a Galilea
Después de la muerte del Maestro, los discípulos de dispersaron, con su fe destrozada. Todo parecía terminado, todas sus certitudes se habían derrumbado y sus esperanzas habían muerto. Pero ahora, ese mensaje de las mujeres, increíble cómo era, les llegó como un rayo de luz en la oscuridad. La noticia se propagó: Jesús había resucitado, tal como lo había dicho. Y entonces les llegó esa orden de ir a Galilea; las mujeres la habían escuchado dos veces, primero del ángel y luego del propio Jesús: “Déjenlos ir a Galilea; ahí me verán”. “No teman” y “Vayan a Galilea”.
Galilea es el lugar donde fueron llamados por primera vez, ¡donde todo comenzó! Los apóstoles debían volver ahí, al lugar donde fueron llamados. Jesús había caminado a lo largo de las orillas del lago, mientras los pescadores lanzaban sus redes. Él los había llamado, y ellos dejaron todo y lo siguieron (Mateo 4:18-22).
Volver a Galilea también significa volver a leer todo, en base a la cruz y su victoria, sin temor: “no teman”. Para releer todo - las prédicas de Jesús, sus milagros, la nueva comunidad, el entusiasmo y las deserciones, incluso la traición – releer todo comenzando por el final, lo que es un nuevo comienzo, por este supremo acto de amor.
Papa Francisco
Espacio Sagrado