domingo, 9 de noviembre de 2014

Encuentros con la Palabra por Hermann Rodríguez SJ. “(...) no saben ni el día ni la hora”


La señora Julia Morante es una campesina que estará pasando ya los ochenta abriles. Cuando la conocí, hace unos 20 años, ya viuda y con la mayoría de sus hijos e hijas casados y organizados, seguía madrugando todos los días del año, con lluvia o sin ella, festivos o laborales, a ordeñar las vacas de don Noé Mora, uno de los vecinos ricos de la vereda de Pajarito, en el municipio de Tausa, al norte de Zipaquirá. Ordeñando vacas fue como levantó a su familia en medio de la pobreza digna de los campesinos de esta zona del país. Años más tarde, recordaba a doña Julia cuando le oía decir a un humorista argentino que las vacas no dan leche... se la sacan...
Cuando llegábamos los juniores a su casa todos los fines de semana, hervía un poco de leche y nos brindaba un trozo de pan con una deliciosa taza de leche, todavía humeante. De ella aprendimos algo que en las cocinas de las ciudades no pasa de ser un pequeño incidente, desgraciadamente frecuente, pero que en el contexto de doña Julia era algo muy importante. Según una creencia generalizada entre los campesinos de estas veredas, cuando la leche hervida se riega sobre la estufa de carbón de piedra, las ubres de las vacas de cuartean y esto impide su ordeño adecuado. Por eso, doña Julia estaba muy atenta al momento en que la lecha comenzaba a subir por los bordes de la olleta que usaba para hervirla.
No hay cosa más inesperada, ni más frecuente, que la leche que se derrama sobre las estufas de este país. Si uno se queda mirando la leche, parece que nunca va a hervir. Pero basta un pequeñísimo descuido y las ubres de las vacas sufren las fatales consecuencias; además, limpiar una estufa con leche regada por todas partes, es de lo más incómodo que hay en la cocina.
Según la parábola que Jesús nos cuenta este domingo, esta es una más de las características del reino de Dios: llega sin avisar. Hay que estar preparados, porque no sabemos ni el día ni la hora. Las cinco muchachas previsoras van a esperar al novio, en medio de la noche, aperadas con suficiente aceite para las lámparas. En cambio, las cinco muchachas despreocupadas no llevaban aceite para llenar las lámparas por segunda vez. Por eso, a medianoche, cuando llegó por fin el novio, las primeras entraron a la boda, mientras que las segundas tuvieron que ir a comprar más aceite para sus lámparas. Cuando volvieron diciendo, “¡Señor, señor, ábrenos!”, no fueron aceptadas en la fiesta. Podríamos decir que ya no valió llorar sobre la leche derramada... Por eso, tenemos que estar despiertos y atentos delante de la olla de nuestra vida, como doña Julia, “porque no sabemos ni el día ni la hora”.
Hermann Rodríguez Osorio, S.J.*
* Sacerdote jesuita, Decano académico de la Facultad de Teología de la Pontificia Universidad Javeriana – Bogotá
Encuentros con la Palabra
RD

1 comentario:

carmen vasquez gonzalez dijo...

CHILE eres la luz del mundo y aun sigues durmiendo en la indiferencia.

¿ No ves las grandes desigualdades que existen en el mundo ?, las hu-
millaciones, el estrangulamiento económico y la matanza de niños y
civiles en Palestina, el aniquilamiento por inanición de India, el empo-
brecimiento y la vida infrahumana de los pueblos africanos, la ineficien
cia de naciones unidas, la inercia de la santa sede, y aquí mismo las
vejaciones y miseria de pensionados y montepiadas, la explotación de
los trabajadores, la desidia y poca bondad de médicos y empresarios,
la abulia del poder judicial, la codicia y usura de banqueros e isapres,
la apatía e injusticias de los legisladores, las ambiciones de poder de
muchos grupos económicos, etc.

¡ DESPIERTA YA ! EL PADRE CELESTIAL DEMANDA QUE CUMPLAS CON
TU DEBER, LEER LOS 12 LIBROS CON SUS MENSAJES ENTREGADOS UN
18 DE SEPTIEMBRE A UNA CHILENA MERCEDES MIRANDA PARA QUE CO
MIENCES A " GENERAR AMOR " Y PUEDAS DIFUNDIR SUS MENSAJES AL
MUNDO ENTERO.

Pídelos en Huérfanos 1052 local 35 SANTIAGO DE CHILE o bien en
la Biblioteca más cercana a tu hogar.
¿ CONOCIAS ESTA GRAN NOTICIA ?
www.editorialcadenadelamor.com